En boca cerrada no entran moscas…

0
333

La inseguridad no baja aunque baje…
El juicio político no asusta a Corral…
Cruz Vs Loera por Morena y el 2024…
Elena Rojo y los históricos quedan fuera…
Sindicato en Juárez emplaza la huelga…
El PRI tiene prisa para su reconstrucción…

El grave problema de la inseguridad llegó para quedarse, así de simple, así de sencillo, no hay forma de acabar con ella y la maldición de todos los gobiernos es que salgan a presumir una baja en los incidentes para que inmediatamente se presente un “nuevo pico”, una nueva masacre, un nuevo hecho que estremezca a la sociedad.

Es por eso que los gobernantes deben dejar de hablar de ella en términos triunfalistas, en términos de satisfacción y su mejor opción es seguir con el tono de la preocupación y en la ocupación real para ir dando resultados en lo que puedan darlos.

Ojo, no hablamos de que la autoridad debe de tergiversar las cifras, o minimizar los hechos, o contar mentiras, no, por el contrario, lo ideal sería que los gobernantes entendieran la realidad en la que les tocó gobernar y le den nombre y apellido a los problemas y que presenten sus vías de solución o sus ofertas para encontrar caminos hacia mejores condiciones de vida.

Tenemos cuando menos 14 años en la guerra del narco, esto si solo contabilizamos “esa guerra” desde el inicio del sexenio de Felipe Calderón, pero si fuéramos muy serios en el tema, tendríamos que entender que el gran auge del narcotráfico fue a mediados de la década de los 80’s, cuando Ronald Reagan llevó a cabo las negociaciones con los narcos, dejando entrar toneladas y más toneladas de coca a su país, a cambio de conseguir dinero para financiar a los Contras y derrocar al gobierno Sandinista-Comunista en Nicaragua.

Y fue en esa misma época en donde Fidel Castro hacia negocios con los carteles de Colombia, país que por cierto dejó crecer a los cárteles de Medellín y de Cali.

El caso es que desde ese entonces México dejó de ser solo un productor de marihuana, para dar paso al trafico de la coca y demás drogas y el poderío de los grupos criminales creció en la misma medida en que los gobiernos de todos los signos se corrompían, unos solo cerrando los ojos para dejar hacer, dejar pasar, otros inmiscuyéndose hasta el grado de volverse cómplices absolutos de esa grupos criminales.

Y digamos que “todo estaba bien”, mientras la droga solo pasaba de camino a gringolandia, pero eso duró muy poco, pues México dejó de ser solo país de paso, para convertirse en país de consumo y entonces nuestros problemas crecieron exponencialmente.

Así pues tenemos una larga, larga historia de corrupción que viene casi desde el inicio mismo de los tiempos y cuándo menos cuarenta años de carteles del narco empoderados. Así que los actuales gobernantes ni modo que traigan la solución al problema en la bolsa.

De entrada los diversos niveles de gobierno deberían de entender que la transparencia, la visibilización del problema no se ha dado, porque a los gobernantes les ha temblado el pulso al reconocer e informar cual es la situación real que enfrentamos.

Ciertamente, pensar que un gobernante, ya sea alcalde, gobernador o presidente, salga y de un diagnóstico absolutamente apegado a la realidad, es un sueño guajiro, pero ese camino que los gobernantes no han explorado en estos momentos parece ser el más idóneo, es decir, no deben de salir a declararse derrotados, pero la realidad se impone y esos gobernantes cometen todos los días el error de venir a contarnos el cuento de que “las cosas están mejorando”, cuando la realidad todos los días los desmiente…

— — — — — — — — — — — —

A nuestro aldeano tenista golfo gringo lo vieron muy quitado de la pena corriendo en la Deportiva de Chihuahua, no hay ordenes de aprehensión en su contra, no hay nada que lo haga temer un acto legal en su contra y el mentado juicio político que se puede dar o no en el Congreso del Estado, hay que entender que solo parece una venganza con fines absolutamente político electorales y nada más.

Es decir, en caso de que a Javier Corral se le fincaran responsabilidades administrativas dentro de un juicio político, lo único que se logra es que le impongan como castigo el que por unos años no pueda ocupar ningún puesto administrativo dentro del gobierno y por supuesto, que tampoco pueda participar como candidato en un proceso electoral.

Javier está a un mes y días de perder “el fuero” que como ex gobernante le otorga la ley, pero la realidad es que hasta este momento no hay ni una sola investigación, ni una sola denuncia que haga suponer que exista la posibilidad de que él tenga que ser presentado ante un juez en un juicio de tipo penal.

Es por eso que algunas voces serias lo dicen con toda la claridad el mundo, hasta el momento todo parece indicar que la venganza en su contra es solo encontrar la forma que no se pueda presentar como candidato en el 2024 y nada más…

— — — — — — — — — — — —

…El tiro cantado que se traen Cruz Pérez Cuéllar y Juan Carlos Loera al interior de Morena los puede llevar a destruir las posibilidades electorales que Morena pudiera tener para el 2024 en la entidad. El problema de ese enfrentamiento es que al parecer hay quienes no entienden que no debería de ser a muerte, que no es matar o morir, pues en el 2024 esos dos tienen el espacio suficiente para transitar cada uno de ellos por cuerda distinta y que su objetivo debería de ser consolidar la oferta política de su movimiento electoral, el cual no encuentra la forma de convertirse en un partido político con planeación a futuro. En fin, mientras el enfrentamiento crezca, más difícil se ve su camino al 2027…

…Y mientras esos dos arman juegos de guerra y hay quien los ha escuchado proferir juramentos de odios eternos, Elena Rojo y otros “históricos” de la izquierda queda fuera de la jugada en un Morena que todos los días encuentra la forma de auto-destruirse, de cerrarles el paso a quienes deberían de ser los totems que le den rumbo a una ideología olvidada y mandada al bote de la basura…

…En Ciudad Juarez y en otras partes del estado hay quienes le soplan “a las brasas” del emplazamiento a huelga que presentó el sindicato de trabajadores del municipio de la fronteriza. Quieren que ese emplazamiento se cumpla y que las cosas se le pongan difíciles a Cruz Pérez Cuéllar, pero según una versión de escritorio cercano a la Secretaría de Ayuntamiento, nos dicen que todo está bajo control y que en un par de días más el propio alcalde saldrá a dar a conocer los arreglos y las mejoras al contrato colectivo del trabajo de los empleados municipales. Claro, esa es la versión oficial, pero si eso no se logra, que Dios los agarre confesados…

…Lo que queda del PRI tiene prisa para lograr la reconstrucción, el Alex Domínguez día a día demuestra que quiere caminar por la ruta adecuada y junta a tirios y troyanos, establece planes y rutas y eso es bueno para un partido que está sumido en su peor momento de su historia. Es difícil profetizar para que le alcanza al PRI en el 2024 o para el 2027, pero por lo pronto hay que reconocer que hacen los esfuerzos necesarios para no morir…