Punto y Aparte colaboración especial

0
86

Por ocacion especial reproducimos en nuestro portal la colaboración que hacemos en la página hermana analisis.mx donde analizamos lo que ocurre en el Congreso del Estado.

Cuando la locura invade todo…

Por César Luis Ibarra Fierro

Hay un motín en el Congreso, donde Rubén Aguilar ordena investigaciones y destituciones, la locura lo invade todo, “este pinche congreso ya se les salió de las manos”, dijo el vetusto dueño de la franquicia del PT en la entidad y lo peor es que parece tener razón…

Frans Kafka se caería muerto de sorpresa si volviera a la vida y alguien le contará lo que hoy pasa en el Congreso del Estado, donde no solo es que la política fue dejada de lado, no, es la locura total y absoluta con diputados que no saben cumplir con la ley, mucho menos con los acuerdos y una esquizofrena que al parecer nadie puede parar.

El colmo es que todo esto inició hace dos legislaturas, cuando al final de la diputación 64, se dieron las negociaciones para cambiar la ley órganica del Congreso fue ahí donde el panista César Gustavo Jáuregui Moreno, “El Autista” se dio vuelo presentando propuestas para hacer del Poder Legislativo Local, un organo “más justo, más democratico” y en sus propuestas pedía la rotación de la presidencia entre las fuerzas políticas y que se le diera formalidad a la llamada Junta de Coordinación Política y más equilibrios al interior de la torre, para que todos tuvieran un pedazo de pastel.

Total los cambios se hicieron, se modificó el organigrama del Congreso bajo la tesis del “Autista”, que era el que le dijo a los priistas, “ustedes no siempre van a ser mayoría, piensen en eso y vamos a democratizar el Congreso” y así lo hicieron, construyeron una Ley Organica diferente, pero tambien construyeron la guillotina con la que hoy la pipitilla descabeza a la bancada panista y rompe los controles del poder legislativo.

Y es que resulta facil entender que los políticos no son santos y para colmo de todos, cada nueva camada de legisladores es peor que la anterior, llegan más inexpertos, menos políticos, más voraces, más sordos, menos capaces de lograr acuerdos para construir, se pierden en el pleito, son más pendejos y eso se nota hasta de lejos.

Ya no escuchan ni a la razón, ni al pueblo, ni a nadie y metidos de lleno en ese proceso fueron “sorprendidos” por el tsunami del hartazgo ciudadano que hizo cambiar los “equilibrios” de siempre, y de vivir en un PRIAN, que era una relación conflictiva pero “entendible” de negocias y acuerdos en lo obscurito, pasamos a una relación absolutametne tormentosa entre quienes no se puden poner de acuerdo en nada.

Llegó Morena y su poder chairo y el PAN que siguen creyendo que son la sal del a tierra y los enviados de Dios a componer el mundo y un PRI como tecero en discordia disfrutando y encontrando motivos para que esos dos se sigan mentando la madre uno al otro.

Los primeros, los chairos, que aquí no son mayoría, llegaron con la voracidad del que “arebató el gobierno”, se creen revolucionarios, en su fuero interno piensan que “ahora sí triunfó la revolución” y quieren cambiar todo, aplastar a los conservadores, impulsar reformas que trastoquen absolutamente a la sociedad, impulsar el matrimonio homosexual, la ideología de género y demostrar que todos los demás siempre vivieron en medio de privilegios y negociaciones en donde por camionetas de lujo y dinero, vendían el alma. Esoss que esaban antes, eran bajo su forma de ver las cosas, absolutamente corruptos y perversos.

Pero ellos a su vez, llegaron pidiendo espacios para un monton de asesores que no hacen nada, exigen viaticos y vehículos y que les permitan gosar “de lo que los otros gosaban”, y lo hacen con todo el desparpajo de quien cree que sí el lo hace, es para demostrar quien triunfó, y ellos ganaron porque el pueblo los mandó a eso, pero cuando lo hacían los demás, era abuso y corrupción.

Por su parte el PAN, llegó creyendo que el voto ciudadano los bendecía, que ahora ellos podían hacer y disfrutar las canonjia de ser gobierno, sin pesadumbre moral, pues al fin y al cabo, se confiezan cada dos o tres meses y además, “ellos son gente bien y la gente bien no peca y cuando acuden al confesionario, no es para decir sus pecados, es para pedir consuelo al alma y nada más”.

Y se portaron con toda la voracidad que siempre se ha visto en los hambrientos que no tienen vergüenza y de pronto se dieron cuenta que las reformas hechas en la legislatura de César “El Autista” Jáuregui y Rodrigo “El Cordi” de la Rosa, los obligaba a repartir el pastel que ellos se querían comer solos.

¿Y que hicieron?, pues optaron por la voracidad y cambiaron la ley, desaparecieron uan secretaría cambiaron la ley órganica para hacerse un traje a la medida, se les olvido hacer política, convencer para encontrar objetivos que le son comunes a todos los partidos, se atragantaron a puños el pastel completo y ni las migajas les querían dejar a los demás.

Se portaron como el lepe chiple ricachón de barrio pobre, esos que prefieren jugar solos con el balón nuevo que agrupar a los demás para jugar un buen partido y divertirse todos.

Y el PRI resentido, cual niño sin papá y sin mamá, pero de corazón vengativo que disfruta ver a los otros pelear y que se va a dormir feliz de ver el pleito y soñar con que dentro de poco van a volver a ser dueños de todo, se ha dedicado a encontrar motivos para que esos dos se encabronen uno con el otro.

El caso es que el PAN decidió de buenas a primeras que la democrarcia no era buena en el Congreso y se las jugó a los de Morena y les quitó la posibilidad de acceder a la presdencia, situación que los de Morena no supieron defender, por su pasión por el pleito, estaban peleados con todos los demás y todos los demás votaron en su contra.

Don Rubén Aguilar en esa votación se fue a favor de Morena y radio pasillo en el Congreso del Estado señala que votó así, porque no hubo pago, no salió el cheque para asegurar su voto y el de su compañera la diputada Ozaeta. Pero además el resultado de esa votación para poner a René Frías como presidente de 23 a 10, le hizo sentir frio, pues si las cosas seguían así se le acababa la posibilidad de negociar votos a cambio de depositos, ya no iba a ser necesario y por supuesto que esa idea no le gustó al viejo dueño de la framquicia del PT en la entidad.

Morena por su parte, perdidos en sus pleitos internos y en su incapacidad de lograr acuerdos no pudo defender la presidencia y para colmo dando catedra de lo que es desconocer la ley, se les ocurre interponer un amparo, en vez de acudir a los juzgados denunciando un acto inconstitucional, una violación a la ley, no una violación a sus derechos y por conceptualziarse mal les batearon su amparo.

El PRI mientras eso pasaba logró que les unieran a su bancada a la diputada Marisela Sáenz, la que era del PES y muchos se burlaban de Omar Bazán por pelear “por tan poca cosa”, lo que no vieron venir es que Omar se estaba portando como un verdadero Fouche – Joseph Fouché el genio tenebroso del que habla Stefan Zweig en su épico libro, donde retrata al maestro de matemáticas que se convirtió en político, como un verdadero lobo de la política y la guerra sucia- y es que Omar estaba haciendo “matematicas políticas” y entendió a la perfección que le bastaba con mover una pieza en el “Jenga” del Congreso del Estado para romper los equilibrios tan debiles que existen.

Por eso mismo inició su guerra particular contra el PES, para que se decrete que ya no pueden ser bancada y por lo tanto quitarles su voto en las reuniones de la Junta de Coordinación Política.

Así todo quedó listo, los del PAN engolosinados llamaron a reunión de la Jucopo, ellos pensaban que era para ponerles el ultimo clavo a los de Morena y arrancarles esa posición, pensaban que lo iban a lograr con la mayoría de los votos, esos que creían tenían en la bolsa.

Pero la oración que era pasiva, se les volvió activa y de pronto la votación era en contra de ellos y a favor de que don Rubén Aguilar fuera el nuevo presidente de la Jucopo.

Y el emboscador salió emboscado, o como dicen los de Calibre 50 en su corrido “El del P-90”, “…el venado se vuelve agil en las brechas, pero hay leyes en el mundo del creador, un dia falla el cazador y otro dia falla la presa” y en esa reunión falló el cazador.

Total, llegamos al día de hoy miércoles 11 de septiembre, el inicio de la sesión del Congreso fue con pleito y con tribuna tomada, determinaron bajar dictámenes y llamar a una reunión de la Junta de Coordinación Política, para “resolver el entuerto”.

El PAN, Movimiento Ciudadano y René Frías de Nueva Alianza señalan que no puden reconocer a Rubén Aguilar como presidente de ese órgano de discución interna en el Congreso y por eso no acuden, los demás, PT, Morena, el PRI y Alejandro Gloria del PVEM si, mientras que los del PES siguen en el limbo mientra se defina si son o no “una bancada”.

Y se desató la locura:

Es en esa reunión de hoy miércoles 11 de septeimbre, donde Aguílar Jímenez señala que el presidente del Congreso René Frías Bencomo, debe de ser destituido y que se le investigue por cometer actos indebidos, señalando que hay intromisión del ejecutivo y que el diputado de Nueva Alianza está saboteando al Congreso.

De igual forma dijo que tienen que destituir a Enrique Acosta, secretario de asuntos legislativos, por no acudir a esa reunión y ya metidos en gastos destituir al secretario administrativo y hacer nuevos nombramientos de todos los órganos internos del Congreso, para demostrar su autonomia como poder.

Las Matematicas:

En este momento el PAN –suponiendo que sus 11 diputados sigan fieles- cuenta con el apoyo de los dos diputados de Movimiento Ciudadano, hasta que el Caballo Losoya, alcalde de Parral no les ordene otra cosa y el voto de René Frías, del PANAL y el voto muy posiblemente de Chuy Velazquez el que dice es priista pero que regularmente vota a favor del PAN y en contra de su patido. Es decir son 15.

Don Rubén Aguilar cuenta con los dos votos de su bancada, los 8 de Morena –si no se vuelven a pelear entre ellos-, cuatro del PRI, si la diputada Anna Chávez no se le rompe a su partido y con Alejandro Gloria del PVEM, es decir 15 votos.

Los otros tres votos, son los del PES, en donde todo puede pasar, pero que se supone que por el pleito de Bazán y las demás bancadas en su contra, se unirían al PAN como aliados circunstanciales y nada más.

Pero por el voto ponderado, la Junta de Coordinación Política seguiría en manos de Aguilar Jiménez, anulando los votos del PES.

Así el Congreso del Estado metido de lleno en la locura y en la falta de política, está al borde de que se declare la inmovilidad legislativa por falta absoluta de acuerdos entre todas las partes y al existir un “emapte” matematico en las fuerzas que confluyen a su interior, tendrán que encontrar la forma de llegar a un acuerdo y hasta este momento, no se ve cómo lo pudieran lograr.

Le faltan capitulos a esta telenovela, pero esos ya serán punto y aparte…