Para ser transparente hay que ser claro…

El cochinero y evitar 56 amparos… Tribunal Superior cambio futbolero… Foro ley de publicidad en Juárez… El Peje es un genio con su rifa…

0
371

El cochinero y evitar 56 amparos…
Tribunal Superior cambio futbolero…
Foro ley de publicidad en Juárez…
El Peje es un genio con su rifa…

El magistrado Luis Villegas este viernes se le va a la yugular al consejero de la Judicatura Estatal y miembro activo del PAN, Joaquín Sotelo Mesta, bien se pudiera gritar como lo hace Julio César Chávez los sábados en la noche cuando la función de box está buena, es decir: ¡¡hay tiro, hay tiro, en la casa del cochinero!!

Ponerse a dilucidar si Villegas tiene razón o no en sus denuncias y en su “atacar” a Joaquín, sería oficioso, tanto si lo acusamos a él de “jugar a favor de la casa”, como si decimos que es el campeón de la justicia, así que nada más digamos que el magistrado está en pleno uso de sus derechos y ahora Joaquín tiene que defenderse.

Claro que ninguno de esos dos son una “perita en dulce” y no están mancos, así que el tiro legal va a estar mucho muy bueno.

¿Quién va a ganar?, ¡sepa la madre!, es la respuesta más clara sobre ese tiro, lo que si está muy claro es que pierde el Poder Judicial, pierde la Judicatura Estatal y pierde un montón la administración amanecida, pues de nueva cuenta se demuestra que no tienen controles políticos y que todos los fierros se les queman en la lumbre.

Fue ayer jueves cuando tuvimos la oportunidad de saludar al tocayo, al magistrado Luis Villegas Montes, quien con su estilo claro y echado para adelante dio una explicación la mar de clara sobre su postura de porque el Pleno del Tribunal Superior del Estado no debía votar por sacar a los 56 jueces que nacieron del cochinero. Ese que fue creado por Lucha Castro y Pablo Héctor González. El señalamiento de quienes son los culpables del cochinero no lo dijo el magistrado, ese señalamiento es de este tundeteclas.

Pero bueno, el caso es que Luis Villegas explicó, que en este momento no se puede reventar a 56 jueces que están en servicio, decirles que se vayan a su casa, por el hecho de que tendrían que sustituirlos a todos y cómo sería injusto dejarlos sin trabajo, pues tendrían que regresarlos a los puestos que venían desempeñando y correr a los que ahora están en esos puestos y eso generaría una cascada de cuando menos 56 amparos y un montón de problemas laborales y legales.

Es fácil entender lo que decía el tocayo Luis, es decir, quitar a 56 jueces, que en este momento ya están ejerciendo y detener todos los casos que ellos llevan, para mandárselos a otros jueces, nombrar a quien los supla mientras se elige a los que tengan que entrar, sería un verdadero desmadre.

Es por eso que el magistrado insistía en que el tema ya está en manos de la Suprema Corte y tendrá que ser la autoridad federal la que haga la determinación final, pero que tiene que ser esa justicia federal la que determine, pues al hacerlo tendrá que ordenar que hacer y los 56 jueces tendrán que acatar lo que se les ordene.

Es por las implicaciones que señala Luis Villegas que esa elección fue denominada como “el cochinero judicial”, pues pase lo que pase, ya sea que los 56 jueces se queden en sus puestos o que se les destituya y se ordene reponer todo el procedimiento de elección, será un dolor de cabeza enorme para quienes tengan que hacerlo y todo, por no hacer las cosas bien desde el principio…

— — — — — — — — — — — —

Ya que estamos en temas del Supremo Tribunal de Justicia, ayer el gran chisme entre la comunidad periodística, era que ya se había ordenado un cambio en la oficina de Comunicación Social de la Ciudad Judicial.

El chisme es que salía la güera Rosalba Salcido y que entraba en su lugar Israel Hernández, representante de “Radio Net” en la capital del Estado.

La raza que es especialista en el deporte nacional que es el “pateo del barril”, deporte que implica tratar de tumbar hasta a los amigos del puesto al que se buscan subir, señalaban que esa designación había sido ordenada desde Palacio de Gobierno y es que Israel, al que algunos lo conocen por el apodo de “El Muppet”, fue compañero de labores de Manuel del Castillo cuando ambos defendían la honra de “Los Indios” de Juárez.

Al margen de si Israel tiene o no tiene conocimiento para asumir esa oficina de comunicación social, lo cierto es que mientras en la Ciudad Judicial no entiendan que tienen que profesionalizar esa tarea, pues van a seguir arrastrando su mala imagen y cada día será más notorio el cochinero y seguirán siendo la burla de muchos por su nula capacidad de defensa…

— — — — — — — — — — — —

El Congreso del Estado prepara la realización de un foro más para la instalación de una ley estatal de publicidad oficial en la entidad, le toca a la fronteriza Ciudad Juárez y antes de que ese foro se realice, lo que los diputados locales deberían de hacer, en especial los del PAN, es entender que los señalamientos en contra de esa propuesta son claras y muy fáciles de entender, así que no les debe de ofender que los colegas hagan esos señalamientos.

De igual forma habría que decirles a los diputados que permitir a los encargados de prensa de las distintas áreas de gobierno acudir a defender la propuesta de su jefe, es un ejercicio que ensucia esa propuesta de ley.

Y es que resulta hasta ocioso que les den la palabra en foros a los empleados de gobierno, cuando todo mundo entiende que esos acudirán a lanzar loas a su patrón, que en nada abonan a la construcción de esa ley.

Ahora bien, si lo que quieren es escuchar a sus empleados entonar cánticos de agradecimiento, pues hagan una reunión aparte y no los mezclen con la raza que sí acude en calidad de “medio de comunicación” o de periodistas en activo.

Entendemos que esa clase de foros atrae a todo tipo de fauna y que hay quienes no son periodistas en activo, y si más bien son “periodistas activistas” y el colmo es que muchos solo son activistas soñadores que hablan de un mundo ideal, de propuestas de leyes que solo serían factibles si fuéramos gobernados por santos varones, por gobernantes probos que solo quieren lo mejor para el pueblo y si el medio estuviera ocupado solo por émulos de San Francisco de Sales, con aureola sobre la cabeza y con la honra intacta.

No, el medio no es eso, tampoco es el mar de podredumbre que otros señalan, de todo hay en la viña del señor y lo mismo se puede señalar en la esfera gubernamental que en el medio, pero bueno, lo ideal seria que al foro acudan los que tienen que ir y que digan con toda claridad lo que tienen que decir y que los diputados escuchen y lo más canijo, que entiendan…

— — — — — — — — — — — —

Y el pinshe Peje demostró que es un genio, que a más de cuatro les da los buenos días, las buenas tardes y las buenas noches y los deja con el ojo cuadrado y con el hígado retorcido. Lo anterior lo decimos y claro que tiene que ver con la rifa del avión presidencial.

Y es que sentar a empresarios “first nivel” y lograr que los dueños de las grandes empresas del país le compren más de la mitad de los boletos, fue darle una patada en el trasero a todos sus detractores, a todos los que señalaban que esa rifa no iba a funcionar.

Amlo no está tonto, no está idiota, sus ocurrencias no son de generación espontánea o meras babosadas nacidas de la falta de razonamiento, por el contrario, eso nos lo ha venido demostrando día a día, se endiablan muchos, pero no las mayorías, y cuando esos que son contrarios a él lo atacan de forma furibunda, simple y llanamente hace crecer el amor y la confianza en él de quienes lo aman con locura.

Y esa es la gran diferencia o la diferencia fundamental entre la circunstancia del Peje y la de cualquier otro presidente, es que a él si hay una gran cantidad de ciudadanos que lo idolatran, que lo ven como el líder amado, que lo siguen viendo como el camino para cambiar a México, circunstancia que no ha pasado nunca en nuestra historia, a la mejor se podría decir que solo pasó con Salinas de Gortari, el gran encantador de las masas y uno de los primeros presidentes que utilizó el marketing para convencer a las mayorías, pero ni Salinas fue un presidente amado, querido por las mayorías, ni mucho menos, cosa que si le pasa al cabecita de algodón, al santo varón de la Macuspana.

Fox cuando logró sacar al PRI de los Pinos, en muy poco tiempo perdió la oportunidad de convertirse en el gran líder de las mayorías y a Felipillo Calderón de plano le quedó grande la silla, después de él, Lord Peña, nunca logró ser el gran encantador de las masas, pues hasta quienes lo defendían lo hacían por cualquier cosa, pero no por “amor” absoluto.

En fin, tras esa cena para vender boletos y ver a los grandes empresarios comprando millones de boletos, hay que empezar a pensar que es necesario redimensionar al Peje y sus proyectos…