¡Los bajan del avión presidencial! Atletas no viajarán a los Olímpicos en la famosa aeronave

0
54

El presidente del COM, Carlos Padilla, confirmó que las restricciones por la pandemia en Japón no permitirán usar el avión presidencial.

¡Que siempre no se puede! A pesar del ofrecimiento del gobierno federal, el presidente del Comité Olímpico Mexicano, Carlos Padilla, confirmó que la delegación mexicana no podrá viajar a Tokio en el Avión Presidencial; lo anterior, debido a las fuertes restricciones y protocolos que han sido establecidos por Japón para combatir la pandemia por covid- 19.

“Agradecemos mucho el ofrecimiento que hizo el secretario de Hacienda para usar el avión presidencial, pero nosotros ya tenemos confirmados todos los boletos de avión con una aerolínea japonesa. Además, la logística para un vuelo de estas características es muy complicada por las medidas sanitarias que está implementando Japón ante el covid-19. Esperamos que el secretario y el gobierno federal mantengan ese ofrecimiento para trasladar a la delegación que competirá en los Juegos Panamericanos Junior de Cali, que son en noviembre, y donde las condiciones serán otras”

¿Por qué no se puede si ya tenemos el avión?

Ante la complicada situación por covid-19, el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio ha sido muy exigente con las medidas sanitarias para ingresar a su país; por ejemplo, los deportistas no pueden viajar en un solo grupo, ya que sólo tienen permiso para estar en territorio japonés cinco días antes de su prueba y deberán regresar al día siguiente tras la competencia.

Debido a esta situación, las autoridades deportivas en nuestro país ya tenían comprados los boletos antes de enterarse del ofrecimiento (viajar en el Avión Presidencial). De hecho, el plan de la delegación mexicana contempla que casi todos los atletas tengan un campamento previo en la ciudad de Hiroshima.

Otro problema con el Avión Presidencial es su carácter militar (castrense), lo cual implica un problema burocrático para aterrizar en un aeropuerto civil como el de Narita (ubicado a 60 kilómetros del centro de Tokio). De acuerdo al plan del Comité

Organizador, TODAS las personas que vayan a Juegos Olímpicos deben entrar y salir por Narita, ya que ahí se realizarán todas las pruebas PCR. ¡No hay otra opción! Un avión de corte militar, complicaría mucho esa logística.

video atletas mexicanos no viajaran a los olimpicos en el avion presidencial 1

¿No se supone que el avión ya fue rifado?

Al momento, el gobierno mexicano todavía no ha conseguido vender la polémica aeronave y no nos han avisado si ya encontraron al ganador de la famosa rifa. ¿Ustedes compraron su cachito? Lo último que sabemos, de acuerdo al secretario de Hacienda, Arturo Herrera, es que el avión está en California recibiendo “mantenimiento rutinario”.

Cuando el presidente López Obrador llegó al poder en diciembre de 2018, puso en venta el avión presidencial usado por su antecesor porque lo consideraba demasiado lujoso; sin embargo, la aeronave se ha convertido en un dolor de cabeza para el actual gobierno. El presidente mandó el avión a un hangar de Boeing en Estados Unidos, pero, tras más de un año sin encontrar comprador, regresó a México donde López Obrador anunció un sorteo para deshacerse del aparato, que derivó finalmente en septiembre del año pasado en una rifa simbólica en la que solo se sorteó el valor de la aeronave.

El secretario de Hacienda explicó el pasado lunes que “se acaba de iniciar un nuevo proceso de compra” y que el mantenimiento que se realizará en Estados Unidos servirá para “determinar el estado actual y los precios base” para la negociación. Ni modo. ¡Yo sí quería ganarme el avión en especie!

El famoso avión es un Boeing 787, apodado Dreamliner, con una autonomía de 14.5 horas y una velocidad de 900 kilómetros por hora, que fue adaptado para el uso del presidente y de su equipo, con una elegante y completa recámara, cinta para correr, asientos de piel, cocina y sala de prensa.

Aunque fue adquirida por el presidente Felipe Calderón (2006-2012) por un precio que levantó escándalo de 218.7 millones de dólares, la aeronave llegó a México en 2016 y fue utilizada para las giras nacionales e internacionales de Peña Nieto. Siendo líder de la oposición, López Obrador popularizó la frase de que un avión tan lujoso “no lo tiene ni Obama”.