Analiza UACH zonas áridas para la germinación de Mezcal, Sotol y Bacanora

0
69

Con la intención de generar modelos que estimen la biomasa de las diferentes especies consumibles por el ser humano y que se cultivan en los límites de Chihuahua y Sonora, expertos de la Facultad de Zootecnia y Ecología, trabajan en un proyecto de investigación que logre aumentar la germinación de productos como el Mezcal, Sotol, y el Bacanora, entre otras especies.

En este proyecto participan instituciones como la Universidad Autónoma de Chihuahua, la Universidad de Juárez del Estado de Durango, el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales Agrícolas y Pecuarias, el Instituto Tecnológico del Salto de Durango, la Universidad Autónoma de Nuevo León y la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro.

Para el Dr. Martín Martínez Salvador quien encabeza este proyecto, dijo que se busca generar tablas de volumen y biomasa para las principales especies forestales no maderables de importancia económica en los ecosistemas áridos y semiáridos de México.

Agregó que se debe de tomar en cuenta que en todas las zonas áridas del país se aprovechan muchas especies silvestres de manera comercial, porque los productos de estas especies se consumen a nivel local, nacional o internacional. Entre los productos que se pueden mencionar son el orégano, algunas fibras y ceras, varios tipos de aceite, palmas, chiles, infinidad de condimentos, verduras como el nopal y otras especies y una diversidad de plantas medicinales.

Tanto la CONACYT como la CONAFOR convocaron a instituciones del sector forestal y agronómico de México para que se creara un consorcio de investigadores que generen estas herramientas en todo el País.

Es por ello que la UACH participa en este consorcio a través de la Facultad de Zootecnia y Ecología, quienes tienen la responsabilidad de desarrollar las ecuaciones y metodologías del buen manejo de las especies de zonas áridas de los estados de Sonora y Chihuahua. Mientras que el resto de los estados del País los están abordando otras instituciones que también son miembros del Consorcio.

En el caso de Chihuahua la Facultad, se realizan estudios para determinar las acciones y técnicas a utilizar para que se produzcan especies como el sotol, orégano, candelilla, lechuguilla, la fibra nolina texana, el bacanora y por supuesto el chiltepín.

Al mismo tiempo, estudiantes y especialistas de la facultad realizan una investigación para describir las actuales prácticas de aprovechamiento, así como un diseño para mejorar el aprovechamiento sostenible de estos recursos.

Martínez Salvador finalizó que para el desarrollo de este proyecto en fondo concurrente entre CONAFOR Y CONACYT se cuenta con una inversión aproximada a 14 millones de pesos, sin embargo, en materia de personal capacitado, instalaciones y productos científicos el resto de las instituciones del Consorcio, donde se encuentra la Facultad, aportan una cantidad mucho mayor al recurso federal.