Profesores de la UACH mandan carta aseguran hay mafia dentro de la administración

0
1524

Docentes de la Universidad Autónoma de Chihuahua, enviaron la siguiente carta a los medios de comunicación, donde afirman hay una mafia que maneja la máxima casa de estudios y no los dejan expresarse sus inconformidades, dicen que los tienen con la boca bien cerrada y amenazas de despido.

Continuación les presentamos íntegra la misiva enviada:

Ojalá se animaran a publicar lo siguiente, aunque sea como carta anónima. Ayuden a que podamos hacer una diferencia, ya que no podemos expresarnos libre y públicamente sobre los problemas que hay en la UACH por temor a represalias por parte de la mafia que la ha controlado en la última administración.

• Luis Fierro no tiene el perfil deseable PRODEP. Distinción que otorga la SEP a los profesores al reconocer su trabajo académico, gestión e investigación. Y así forzó a elaborar un nuevo modelo educativo, sin tener él si quiera, un perfil para ser docente. Lo mismo para su hermano Armando Villanueva y directores de otras facultades fieles a él.

• El Modelo Educativo UACH-DS, tiene un registro de derechos de autor a nombre de Luis Fierro, por lo cual está apropiándose de material intelectual que es producto de los profesores de la universidad, pues son ellos quienes han hecho este modelo (a base de amenazas e intimidación) y por lo tanto sería el rector quien sacará provecho económico del uso del modelo. Más bien, el registro debía hacerse a nombre de la Universidad.

• La renovación universitaria produciría espacios para integrar a los allegados de rectoría que, sin especialización o grados académicos suficientes, pueden entrar para impartir clases genéricas y sin mayor trasfondo que regalar plazas y pagar favores, mientras que a investigadores se les niegan espacios, tanto a quienes ya forman parte la planta docente como a quienes quieran postular su ingreso.

• Regaló tiempos completos a Juan Pablo Martínez, Alan Rentería, y a la actual Secretaria Académica de Filosofía y Letras, Mónica Guevara, por mencionar solo el caso de Filosofía y Letras. Personas que dan pésimas clases, no tienen doctorado y sus titulaciones de maestría fueron regaladas por amistades.

• Mónica Guevara no se para a trabajar en su puesto en su facultad desde antes de la pandemia, ya que tiene otro empleo, donde si falta, sí la corren, en el colegio de bachilleres. Por esto, raramente está disponible para dar atención a estudiantes y profesores, la cual correspondería a su puesto. Guevara poco o nada ha hecho en su puesto. Sus subordinados han sacado el trabajo adelante y ante cualquier inconformidad, Guevara se ha encargado de que sean removidos de su puesto. Aún con todo esto, pretende ser la siguiente directora de la facultad.

• Juan Pablo Martínez fue reportado por el alumnado de la licenciatura en filosofía, se recolectaron firmas de alrededor del 90% de estudiantes por diversas faltas cometidas por su práctica docente, entre las que destacan perder exámenes, no asistir a clases, cuando asistía poner videos de youtube en lugar de impartir clases y por conducta inapropiada. Además de permanecer en su puesto, se le regaló un tiempo completo por su amistad con el rector. Por cierto, que se embolsa la módica cantidad de 100,000 mensuales.

• Los Curriculum Vitae de varios docentes que concursaron recientemente por una plaza fueron creados con cursos y actividades que les dio rectoría y esos mismos cursos y actividades, que sólo ellos pudieron cursar, fueron exigidos como condición en las convocatorias para obtener las plazas que se les dieron (convocatorias a la medida). Era imposible que alguien más pudiera cumplir con exigencias entre las que sólo faltó señalar “llevarle el café al rector a las 8:30 am”.

• Docentes con acusaciones de maltrato al personal administrativo han retornado a puestos de coordinación por su amistad con Armando Villanueva, desplazando a docentes e integrando a sus allegados, incluso a sus parejas sentimentales.

• Aunque el despido del Dr. Tomás Chacón por conductas inapropiadas estuvo justificado, se exageró el proceso para ocultar que profesores amigos del rector también fueron y han seguido siendo acusados en redes por este tipo de conductas. Estos mantuvieron sus clases y se les premió con otros puestos para mostrar su apoyo.

• Jamás hubo un comunicado oficial de lo ocurrido con el programa de estímulos al desempeño a los docentes, en cuanto a su continuada desmejora económica. La posición de Fierro y sus directores fue “no hubo dinero”, o el Estado y la Federación están otorgando recursos inferiores al presupuesto universitario. Nunca comunicaron que el impuesto universitario no había sido entregado por Corral, que de haberse entregado durante la gestión de Fierro bien pudiera haberse utilizado para no perjudicar a los estímulos y/o reducir la obscena deuda con Pensiones Civiles del Estado. Si Fierro nos hubiera comunicado la situación con el impuesto universitario, los profesores lo hubiésemos apoyado a reclamar este recurso, ya que los estímulos y Pensiones nos permiten complementar y compensar nuestros salarios seriamente desmejorados. Podríamos sumarnos a una denuncia por la no entrega del impuesto, pero lo correcto sería denunciar a Fierro por ocultar este hecho (¿acaso lo hizo por complicidad?) y no hacer nada al respecto hasta ahora, en detrimento del programa de estímulos y a nuestras prestaciones con Pensiones. Sin embargo, tememos represalias de la administración universitaria si hiciéramos la denuncia.

• Se desprotegió a estudiantes becados causando en muchos casos deserción.

• Se han venido eliminando apoyos económicos, morales y de descargas a los docentes para realizar labores investigativas, de las cuales depende el posicionamiento de la universidad (ha descendido hasta el número 32 en el ranking nacional). Así, no hay recurso para que los profesores realicemos cursos útiles (solo podemos tomar la mediocre y politizada oferta interna), no hay recursos para participar en congresos, ni para pagar para publicar artículos especializados o libros. El poco recurso aún disponible para este último propósito, que suele aparecer por arte de magia, se burocratiza a extremos insólitos. Mientras tanto, se nos demanda realizar actividades accesorias y simulaciones que poco o nada contribuyen al posicionamiento de la universidad, que a su vez incide en la entrega de recursos federales. Se jactan de falsos indicadores de calidad de la educación superior.

• El nuevo modelo educativo UACH-DS fomenta la mano de obra barata y representa una educación de maquila desprofesionalizada. Por ello, los empresarios piden a gritos se respete. En ninguna universidad de prestigio nacional/internacional se tiene un plan de estudios tan mediocre. Puede haber algunas materias nuevas que son buenas, pero todo lo demás relacionado con el modelo es erróneo y prostituye la educación superior. La administración ha aplicado estrategias de intimidación para que participemos en el desarrollo de este modelo, mientras que los encargados de su generación son desorganizados, improvisadores y no son especialistas en diseño curricular. Las asesoras contratadas para supervisar el modelo seguramente no tienen las credenciales académicas suficientes para cumplir este papel. Sus encargos han sido caprichosos, redundantes e incorrectos.

• El descenso en los ingresos de la universidad solo favorece a las universidades privadas a las que migró el estudiantado pues, pese a todo, la autónoma sigue siendo la más barata, pero con la renovación se le está dando un tiro de gracia para favorecer prácticas neoliberales de la educación privada.

• El secretario del sindicato de la UACH Benito Aguirre está coludido con Fierro, pues nunca ha llevado ante él las exigencias del agremiado docente. A lo largo de la administración nunca ha pedido otorgar una milésima de porcentaje de aumento más de “lo que da la UNAM”. Pero la UNAM no ha presentado recortes como los hemos tenido nosotros en los otros apoyos que cualquier universidad debería otorgar a sus docentes.

• Las quejas de docentes y estudiantes son desestimadas, perdidas o echadas al congelador para evitar que sean atendidas. Se evita que lleguen a consejo técnico y, de llegar, son atendidas por los directores que de nueva cuenta las desestiman. Cuando alguien hace una crítica verbal, incluso de manera constructiva, los representantes de la administración se ofenden y luego mandan a llamar a quien hizo la crítica.

• Fueron conocidos viajes del rector y sus allegados a China y a diversas partes del extranjero con todos los gastos pagados y nunca se obtuvieron vinculaciones o razones de tales viajes. Entre sus acompañantes estuvieron a quienes ahora les ha dado el tiempo completo. Mientras tanto, los profesores no pueden contar con apoyos para ir, ni siquiera a Ciudad Juárez a realizar actividades académicas o de investigación, teniendo de autofinanciarnos o resignarnos a quedarnos aislados y no ser activos en nuestras comunidades académicas.

• El rector siempre menospreció a su personal docente, pues contrató personas ajenas a la UACH para elaborar la renovación universitaria (nuevo modelo educativo UACH-DS) y ahora lo vuelve a hacer al no considerarnos para su evaluación. Sólo cuentan sus allegados. Esta administración parece ignorar que la planta docente está conformada por especialistas en todas las áreas, capaces de resolver cualquier problema de la universidad. Aparte, la renovación universitaria parece no tocar a la administración, que ha seguido tan ineficiente y burocrática como siempre.

• En la facultad de filosofía, el rector construyó un nuevo edificio para sí y sus allegados, quienes no paran en la facultad, algunos están en el extranjero haciendo quién sabe qué. Pero en este edificio disponen de amplios cubículos totalmente equipados y sin ningún uso, es el edificio de los cubículos vacíos, pero con nombres en las puertas. Mientras tanto, un buen número de docentes han carecido de espacios dignos para trabajar y atender a sus estudiantes, o debemos compartirlos. Posiblemente tengamos que participar en una convocatoria para poder comprar una silla para sentarnos, o traerla de casa.

• El uso de los equipos, transporte, etc., de las facultades, quedan a disposición de directivos y sus allegados, raramente para la población académica y estudiantil. El mejor ejemplo son las camionetas renovadas en cada dirección y que son apropiadas por directivos para su uso personal.

• Tanto el rector como su personal cercano, dejaron de estar en contacto con el personal universitario desde inicios de su administración. Todo se conoció por chismes, la prensa, mensajes informales de los directivos por whatsapp, sin un oficio por delante. La comunicación interna es pésima, se nos avisa con retraso de temas como las fechas en que otorgarán resultados o empezarán a hacer los pagos rezagados de los estímulos (deberían empezar a pagarse en mayo y últimamente nos dejan esperando hasta finales de agosto o septiembre) y luego, si de casualidad conseguimos los oficios donde se indicaban estas situaciones, nos llevamos la sorpresa que los oficios tenían fechas de semanas antes que nuestros directivos se dignaran a informarnos.

• Para que la renovación universitaria avanzara, se dieron años sabáticos a docentes inconformes, facilidades para subir de nivel a quienes la promovieran, se llenó de docentes con contratos de hora clase que estuvieran a favor y se silenció a quien opusiera alguna resistencia. Y ni hablar de las camionetas del año regaladas (¿o rentadas?, ¿para qué si estamos en austeridad?) a los directores.

• Los directivos se guardan el privilegio de elegir docentes para contratos hora clase por dedazo y para conseguir apoyos.

• La renovación universitaria fue “aprobada” como proyecto (y a la fecha sin terminar) por un consejo técnico en una primera sesión de integrantes sin conocimiento, coartados. Se empezó a ofertar sin estar terminado y acreditado ante las instancias competentes. A los estudiantes de nuevo ingreso se les hace firmar de conformidad, sin información clara, para que acepten todo sin quejas. Los estudiantes ahora se dan cuenta que saben poquito de todo y nada de la carrera a la que quisieron entrar y para la cual presentaron su CENEVAL y otros requisitos de ingreso.

• La administración de Fierro multiplica sin sentido, ni remuneración extra, la carga laboral a docentes, superando las cargas indicadas en el contrato sindical, pero son “aceptadas voluntariamente” por sus docentes (siempre y cuando no sean los docentes de su círculo, quienes no necesitan dar clases). Aparte de la docencia e investigación, se suman tareas accesorias donde tenemos que ser todólogos (aunque Fierro había prometido, cuando era candidato, que bajo su mandato se eliminaría este vicio), así debemos realizar tutorías, asesorías, cursos innecesarios, brigadas y otras gestiones que el personal administrativo deberían realizar, pero que delegan completamente en los docentes (¿esto es renovación universitaria?).

• Tanto Luis Fierro como Armando Villanueva Ledezma ganaron sus tiempos completos de manera sospechosa justo antes de que “ganaran” la rectoría y dirección, respectivamente.

• En general los docentes guardan silencio por temor a represalias, estar en deuda porque se les ha otorgado algo o por formar parte de las corruptelas.

• Tampoco olvidemos al protegido Braulio Cañas, a quien ya acusaron de nepostimo en el departamento de Educación Superior. Cañas gozó durante algún tiempo de haber ganado una plaza de tiempo completo, ya que nunca se pudo comprobar su grado de doctor y que, aunque removido del puesto que le regaló por un tiempo el ahora reptor, permaneció como coordinador de la carrera de historia y como profesor hora clase, gozando de sueldo y prestaciones en lo que se arreglaba su situación y llenando a la carrera de historia de sus amistades, luego coordinada virtualmente por su novia.

• En la UACH no hay papel sanitario, baños funcionales, jabón, aulas con luz y conexiones eléctricas, buena señal de WIFI, entre otras cosas.

• Es sabido que se dan cargas docentes a administrativos, pues no se les debe pagar extra, para luego regalar la calificación a estudiantes consentidos de la administración.

• Le elección de representantes docentes, tanto consejeros técnicos como universitarios, están controlados por las direcciones, pues antes de cada claustro corre el listado oficial dado por el director para las votaciones. Lo cual puede verse en tanto que, no habiendo nunca candidatos oficiales y propuestas, ganen siempre por una enorme mayoría los indicados por dirección, ¿cómo sería esto posible si nadie se propone como candidato y si no hubiera una indicación previa? De este modo atenta contra la democracia y fue lo que permitió que se aprobará la renovación universitaria, supuestamente aprobada por los docentes, pero ganada a base de imposiciones, favores y otros tantos vicios.

• Ahora que se está anunciando cancelación o suspensión del Modelo Educativo UACH-DS, debería renunciar el director académico, Herik Valles, campeón del despotismo, por hacer perder un año en un experimento fallido a sus conejillos de indias, quienes cursaron dos semestres bajo este modelo; además de una irresponsable declaración, como es su tradición de rico de cuna, de que los estudiantes “no serán afectados” en el cambio al modelo anterior, veremos qué opinan los alumnos de su no afectación cuando nos enteremos del proceso de equivalidación, que en la más pura tradición de Valles será sumamente burocrático y poco razonable. De hecho, las redes ya están llenas de opiniones de estudiantes reaccionando en contra de la burla de que “no serán afectados”.

 

Atentamente,
Profesores Indignados