Encuentran un diamante dentro de un diamante

0
371

Mineros rusos descubren una rareza gemológica: un diamante dentro de otro diamante, al que llamaron Matryoshka. Se cree que es el único en el planeta y el primero de su tipo, pero aún no se le ha asignado un valor monetariosegún un comunicado.

La pequeña piedra se mueve libremente dentro del diamante exterior, dado que existe un espacio de aire entre ambos.

EL REY DE LAS GEMAS: MATRYOSHKA

Nombrado así por los famosos juguetes de muñecas rusas de anidación. Increíblemente, hay suficiente espacio dentro del diamante más grande, que el espécimen más pequeño se sacude dentro, según el informe.

La gema externa tiene aproximadamente 0,62 quilates, pero la gema interna es mucho más pequeña y pesa solo unos 0,02 quilates.

La piedra fue extraída de una mina en Siberia -concretamente en Niurba, Yakutia, al noreste del país- y entregada al Instituto Geológico para la Investigación y el Desarrollo de ALROSA, que usó imágenes espectroscópicas raman e infrarrojas y microtomografía de rayos X para ver más de cerca la gema.

«LO MÁS INTERESANTE PARA NOSOTROS FUE DESCUBRIR CÓMO SE FORMÓ EL ESPACIO AÉREO ENTRE LOS DIAMANTES INTERNOS Y EXTERNOS», DIJO EN UN COMUNICADO OLEG KOVALCHUK, DIRECTOR ADJUNTO DE INNOVACIONES DE LA EMPRESA GEOLÓGICA DE INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO DE ALROSA.

DEBAJO DE LA SUPERFICIE DE LA TIERRA ¿CÓMO SE CREA UN DIAMANTE?

Según la declaración, los científicos creen que el diamante tiene alrededor de 800 millones de años y sospechan que el diamante más pequeño se formó primero y estaba rodeado por el diamante más grande o una capa de cristal dentro del diamante más grande disuelto para revelar una cavidad.

Los diamantes se forman muy por debajo de la superficie de la Tierra en el manto superior a profundidades de alrededor de 160 kilómetros. Algunos tipos raros de diamantes, como el diamante Hope, se forman aún más lejos debajo de la superficie, a una profundidad de más de 2,896 kilómetros.

La combinación de alta presión y temperatura crea las condiciones perfectas para que crezcan los cristales, los cuales son llevados a la superficie durante alguna explosión volcánica de raíces profundas.