‘El pueblo ha despertado’, dice Pedro Castillo, cerca del triunfo electoral en Perú

0
63

El socialista Pedro Castillo se acercó en las últimas horas a la presidencia de Perú con una ligera ventaja de unos 62,000 votos sobre la derechista Keiko Fujimori, que aún no concede y busca anular boletas argumentando supuestas irregularidades en uno de los comicios más polarizados del país.

Castillo, hijo de campesinos, se aferra con altibajos a su ventaja y suma el 50.18% de los votos, mientras la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori, que postula por tercera vez, tiene un 49.82%, cuando va contabilizado el 99.42% de los votos, según la oficina electoral ONPE.

“El pueblo ha despertado”, dijo Castillo a cientos de simpatizantes desde el balcón de su local partidario en Lima a última hora del jueves. “Es del pueblo del que tiene que emerger su propio desarrollo”, agregó el candidato socialista.

Fujimori había pedido el miércoles la nulidad de medio millón de votos, tras cuestionar la legalidad de los sufragios y acusar a representantes del partido de Castillo en las mesas de votación de tratar de manipular los resultados.

El partido de Castillo, Perú Libre, niega las imputaciones y los observadores internacionales han dicho que la votación se llevó a cabo de forma transparente.

El tribunal de ética del Jurado Nacional de Elecciones, elegido por los partidos que participan en los comicios y encargado de velar por la legalidad del proceso, calificó de “irresponsables” las acusaciones de fraude sin pruebas.

“Alimentan un clima de polarización social y debilitan los organismos electorales”, dijo en un comunicado.

Reacción de EU y Argentina

En Washington, un portavoz del Departamento de Estado felicitó al pueblo peruano por los comicios y afirmó que se debería “permitir a las autoridades electorales revisar cualquier alegación de fraude o irregularidad”, tras una consulta de Reuters sobre el proceso electoral peruano.

“Estados Unidos valora nuestra sólida relación con Perú y esperamos trabajar con el candidato debidamente elegido”, dijo.

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, se convirtió en el único líder mundial hasta ahora en felicitar a Castillo. Por Twitter dijo que se contactó con el “presidente electo” y expresó su deseo de unir fuerzas en favor de América Latina.

La cancillería peruana reaccionó con una nota de protesta por las expresiones de Fernández y afirmó que “los resultados finales de las Elecciones Generales 2021 aún no han sido anunciados por las autoridades electorales de nuestro país”.

La historia podría repetirse para la candidata, que fue derrotada en la anterior elección de 2016 con una pequeña diferencia (0,24%) frente al banquero Pedro Pablo Kuczynski.

“Castillo es casi seguro que será el próximo presidente”, dijo el jueves Eileen Gavin, analista para América Latina de la firma de análisis de riesgo Verisk Maplecroft.

Mientras se espera el desenlace electoral, un fiscal solicitó a un juez la prisión preventiva para Fujimori por “incumplimiento” de restricciones en un caso de lavado de activos por presuntos aportes ilegales para sus campañas del 2011 y 2016, cuando postuló a la presidencia.

El caso, en el que ella niega los cargos, aún no tiene fecha de inicio de audiencia y el fiscal pidió en marzo 30 años y 10 meses de prisión para Fujimori y la disolución de su partido.

La candidata calificó el pedido fiscal como “absurdo” y dijo que ello no la iba a “distraer” en su batalla por los votos. “Seguiremos defendiendo el legítimo derecho de millones de peruanos hasta el último voto”, afirmó luego por Twitter.

Las acusaciones de presunto fraude electoral, que han venido de ambos lados, podrían desencadenar semanas de tensión, con ciudadanos protestando desde el lunes en las inmediaciones de la sede de la oficina electoral en el centro de Lima, reclamando celeridad y transparencia en el conteo de las boletas.

“Los fiscales tienen el derecho de pedir prisión preventiva, pero la gente lo va a interpretar como un intento de inmiscuirse en el proceso electoral”, dijo a Reuters Ernesto de la Jara, un abogado de derechos humanos que es crítico de Fujimori.

Incertidumbre

Según la ONPE, hasta la mañana del jueves había 751 actas de votación en revisión, entre impugnadas, observadas o con errores de material. Cada acta cuenta con entre 200 y 300 electores.

La revisión de las boletas podrían dilatar el anuncio de quién reemplazará a fines de julio al presidente interino Francisco Sagasti.

Mientras tanto, otro líder político de izquierda en la región, el expresidente de Brasil y posible candidato en el 2022 Luiz Inácio Lula da Silva felicitó a Castillo y dijo que su victoria asestó un golpe al conservadurismo en la región.

“El resultado de las urnas peruanas es simbólico y representa un avance más en la lucha popular en nuestra querida América Latina”, afirmó.

Castillo ha puesto nerviosos a los inversionistas porque planea reescribir la Constitución para reforzar el papel del Estado y quedarse con una mayor parte de los beneficios de las mineras.

No obstante, el pánico parece disminuir mientras se acerca el desenlace electoral y Castillo modera su discurso. Uno de sus asesores clave dijo que en un gobierno de izquierda se respetará la economía de mercado.

La moneda peruana, el sol , se recuperó el martes y miércoles tras anotar mínimos históricos, pero el jueves cayó un 1.22% y el referencial bursátil subió un 2.81.

Los comicios se dan luego de una tormenta política en el país minero, con cuatro presidentes en cinco años, protestas y múltiples denuncias de corrupción contra políticos.

Analistas han afirmado que gane quien gane la inestabilidad política podría mantenerse, por la desconfianza de la población hacia sus políticos y cuando la economía local se ha visto muy afectada por uno de los brotes de coronavirus más agresivos y con la mayor tasa de mortalidad del mundo.