División de Morena visibiliza conflicto por elecciones en 2021 y 2024, alertan

0
332

La división de la banca de Morena en la Cámara de Diputados por la elección de los nuevos consejeros electorales devela la competencia política que hay para los comicios del 2021, la dirección nacional del partido y la sucesión presidencial dentro de cuatro años, alertó un experto en la materia.

“Toda la política en Morena es imposible que no la leamos con los componentes de la elección intermedia y la sucesión presidencial; y conforme vaya pasando el tiempo esto será más evidente”, aseguró el especialista en política y temas electorales, Nicolas Loza Otero.

Luego de que el Comité Técnico de Evaluación remitió a la Junta de Coordinación Política (Jucopo) en San Lázaro el listado de 20 aspirantes a consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), diputados de Morena y del Partido del Trabajo acusaron que las quintetas no incluyen a los perfiles adecuados para el puesto.

En tanto, el presidente de la Jucopo y morenista, Mario Delgado, descartó que el órgano que dirige esté integrando “cuates” en el Consejo General del INE y aseguró que el proceso se está realizando conforme lo marca la ley.

Incluso, algunos integrantes del Comité Técnico de Evaluación aseguraron que el proceso fue transparente, respetuoso y profesional, por lo que lamentaron los dichos del otro integrante del comité, John Ackerman, contra el procedimiento.

En entrevista para Forbes México, Loza Otero explicó que esto permite visualizar dos divisiones en el poder legislativo: en la Cámara de diputados que siguen a Delgado Carrillo y quienes son afines a Dolores Padierna; mientras en el Senado la corriente que respalda a Ricardo Monreal y quienes son fieles a Martí Batres.

Ahondó que esta división recuerda a la dinámica que tenía el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Asamblea Legislativa del entonces Distrito Federal y en el Congreso de la Unión.

Después de que Diana Talavera fue descartada del listado de aspirantes a consejeros del INE y John Ackerman salió a su defensa, el investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) refirió que esto despertó un viejo conflicto entre la izquierda mexicana, que antes estaba compuesta por el PRD y ahora se encuentra en Morena.

En tanto, el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó en su conferencia matutina que ambas facciones morenitas deberían de “ponerse de acuerdo”, lo cual significó un respaldo para Delgado Carrillo, estimó el académico de Flacso.

“Al ser la fracción de los Bejarano minoritaria, si el presidente dice que tiene que ponerse de acuerdo, apoya a quien tienen la mayoría, implícitamente”.

Enfatizó que todos los partidos tienen tribus o grupos, aunque hay algunos que lo hacen menos visible; sin embargo el peso de López Obrador en el partido que fundó sigue siendo fuerte, aunque sus intervenciones en los conflictos han sido limitadas.

Recordó que dentro de este conflicto se encuentra el diputado Mario Delgado, quien fue secretario de Finanzas durante la gestión Marcelo Ebrard, hoy canciller, en el Distrito Federal; así como la legisladora Dolores Padierna, quien es esposas del político René Bejarano.

Todos estos conflictos tienen al final un destino en 2024, pasado por la estación de las elecciones del 2021, sobre cuántos candidatos va a poner cada una de estas facciones y por otro la dirigencia de Morena”.

El especialista en ciencias sociales abundó que dependerá de la estrategia que siga López Obrador para intervenir en este tipo de conflictos, los escenarios futuros de conflicto político que se verán más adelante.

Añadió que el presidente continúa siendo una líder fuerte entre su partido con la capacidad de poner orden y mantener la cohesión, sin embargo conforme avance su sexenio irá perdiendo fuerza, hasta sólo mantener la decisión de quién será su sucesor: el candidato presidencial de Morena en cuatro años.

“Si sigue por esa línea (AMLO) vamos a ver cada vez más conflictos públicos porque la pelea por las candidatas del 2021 va a ser muy fuerte y la pelea por la dirigencia del partido. Una vez que pase eso, será por la candidatura presidencial, pero puede cambiar de estrategia”.