Delincuencia supera a Guardia Nacional 10 a 1

0
80

Tras 36 años de pésimos resultados, el gobierno no ha logrado disminuir los índices delincuenciales cada vez más exacerbados, ni ha desarrollado una policía confiable, lo cual imposibilita combatir esta lacerante situación.

El gran inconveniente ahora para los casi 60,000 efectivos de la Guardia Nacional es que se enfrentan a un aproximado de 200,000 del crimen organizado y, de cierto modo, a otros 400,000 policías estatales y municipales que, aparte de ser ineficientes en gran medida, son mayoritariamente corruptos y están coludidos con los criminales. En suma, tenemos un nuevo cuerpo llamado Guardia Nacional, integrado por 60,000 elementos que tienen que combatir a un grupo que los supera en una proporción de 10 a 1.

crimen escena
Depositphotos

Desde esta perspectiva, la Guardia Nacional tiene una labor titánica. Es por eso que debe extirpase para siempre el cáncer que representan para nuestra sociedad las policías estatales y municipales; y la vía natural para hacerlo es extender paulatinamente la Guardia Nacional por todo el territorio Nacional para ir sustituyendo a todos estos pésimos elementos policiacos.

Por lo pronto, es muy importante que todos los mandos policiacos de las policías estatales y municipales dependan de un Colegio Nacional de Mandos de la Guardia Nacional.

El manejo de la seguridad estatal y municipal debe dejar de ser una moneda de cambio político y no depender de los caprichos de gobernadores ni de presidentes municipales. México carece de una propuesta transexenal que esté blindada de los intereses de los presidentes, gobernadores y políticos en general, así como de las luchas partidistas.

Guardia Nacional
Reuters

Hoy, el Estado está haciendo uso del último recurso que nos queda: el prestigio del Ejército, a través de la Guardia Nacional. La única opción sólida y genuina para resolver el problema de la inseguridad es, sin duda, la Guardia Nacional. Si su imagen se deteriora o se desvanece, se dañaría irremediablemente este nuevo cuerpo. Nos estamos jugando nuestra última carta, por lo que, si se gestiona de una manera incorrecta, se van a complicar muchísimo las cosas.

En este sentido es muy importante que se haya tomado la decisión de anunciar, por parte de la Sedena, que todo el personal militar, así como los integrantes de la Guardia Nacional, actúen de ahora en adelante en su legítima defensa cuando sean objeto de una agresión, con la finalidad de garantizar la seguridad y la paz en el país. En lo que va del 2019 se han registrado un total de 126 agresiones en contra del Ejército, donde 11 militares han perdido la vida y 40 más han sido lesionados.

Guardia Nacional
Reuters

Se debe aplicar la ley y castigar a quienes intentan agredir a cualquier elemento del Ejército, de la Guardia Nacional, de otras entidades de seguridad pública y de miembros de seguridad privada que estén actuando, en consecuencia, para proteger los intereses legítimos de terceros, para que no se pierda el respeto hacia el Ejército, la institución más confiable de nuestro País.

Las autoridades federales deben aprovechar que Morena tiene mayoría en el Congreso para que la Guardia Nacional sea transexenal, de tal manera que ya no dependa de actores políticos y sea un organismo de desarrollo profesional para sus integrantes; y así no se convierta en una ocurrencia de cada nueva administración eliminar a los cuerpos policiacos creados para hacer otros nuevos. Por otro lado, deben lograr, a través de la mayoría legislativa, que la Guardia Nacional no sea solamente un cuerpo de apoyo ante el problema de la inseguridad, sino que sea, por el contrario, la única responsable a nivel nacional de la seguridad pública. Ya que solo así podremos terminar con más de 36 años de un mal manejo de la seguridad pública y con un aumento incesante de la criminalidad en el país.