Adiós a una de las principales prestaciones laborales con nueva Ley Federal de Remuneraciones

0
24

Una de las principales prestaciones con las que contaban los empleados de la Secretaría de Salud ha sido eliminada, de acuerdo con un decreto.

Se trata de la exención del Impuesto sobre la Renta (ISR), en 11 rubros.

Sin mediar negociación contractual de por medio, los más de 180 mil trabajadores de la Secretaría de Salud perdieron la prestación este año.

La recién aprobada Ley Federal de Remuneraciones obligó a todas las dependencias del gobierno federal a cobrar ese impuesto a los trabajadores, gravamen que anteriormente era absorbido por la Secretaría de Salud.

Con ello, el gobierno se allegará recursos por alrededor de mil 413 millones 853 mil pesos al año, derivado del traslado del ISR en al menos seis prestaciones que reciben los trabajadores afiliados al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud.

Publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 5 de noviembre, el decreto de la mencionada ley establece en su artículo cuarto que “se considera remuneración o retribución toda percepción en efectivo o en especie, incluyendo dietas, aguinaldos, gratificaciones, premios, recompensas, bonos, estímulos, comisiones, compensaciones y cualquier otra, con excepción de los apoyos y gastos sujetos a comprobación que sean propios del desarrollo del trabajo y los gastos de viaje en actividades oficiales”.

Y en su artículo sexto, precisa que “las contribuciones causadas por concepto de las remuneraciones a cargo de los servidores públicos se retienen y enteran a las autoridades fiscales respectivas, de conformidad con la legislación aplicable y no son pagadas por los órganos públicos en calidad de prestación, percepción extraordinaria u otro concepto”.

En una circular del 18 de enero, los trabajadores del Hospital Infantil de México Federico Gómez, fueron informados que, derivado de dicha ley, deberán pagar el ISR en las prestaciones de Día de reyes, Día de las Madres, Ayuda de tesis, Ayuda de lentes, Día del empleado, Estímulo de asistencia perfecta, Estímulo de asistencia y permanencia en el trabajo, Estímulo de puntualidad y asistencia, Estímulo de antigüedad, Aguinaldo, prima vacacional y Estímulo y recompensas civiles.

De inmediato surgieron muestras de inconformidad hacia las autoridades del nosocomio, que derivaron en el cierre de calles. Algunos trabajadores han acudido a Palacio Nacional a manifestarse.

Ni el dirigente de la sección sindical 84, Óscar Cuauhtémoc Ruiz Osorno, supo explicar esos descuentos ni el director de Administración, Carlos Rogelio Plascencia Pacheco, con quien se reunieron los trabajadores el 21 de diciembre, de acuerdo con empleados que fueron entrevistados pero se negaron a proporcionar sus nombres.

Refieren que Plascencia sólo se limitó a decir que los descuentos eran derivados de la citada ley.

En esa coyuntura, el 21 de enero integrantes de la sección  84 del sindicato colocaron mantas en la entrada del hospital alertando a los usuarios del nosocomio sobre deficiencias “que existen en la atención de nuestros pacientes, derivado del recorte de personal e insumos dentro de nuestro instituto”.

Trabajadores que aceptaron dar su versión de los hechos indican que, efectivamente, fue suspendido el pago de tiempo extra y que los recortes de personal fueron en una empresa outsourcing que maneja el sindicato y le da servicio al hospital, por ello la colocación de las mantas, pero ninguna respuesta a la cancelación de las prestaciones.

Señalan también que esas mantas han sido motivo de enfrentamientos entre los trabajadores y exigen su retiro, pues lo que ahí se dice es inexacto.

En el caso del Hospital General de México y del Instituto Nacional de Rehabilitación, ambos también de la Secretaría de Salud, las secciones sindicales gestionaron la devolución del ISR, pero no han obtenido resultados.

En oficios dirigidos a las autoridades, denuncian la violación a las Condiciones Generales de Trabajo contenidas en el Contrato Colectivo de Trabajo.

Este diario solicitó una entrevista con el dirigente nacional del SNTSA, Marco Antonio García Ayala, para conocer su postura, pero en su oficina respondieron que estaba fuera de la ciudad y no podía ser localizable sino hasta el lunes.