¿Y su nieve, de limón?…

Hoy el dictamen de gastos de campaña… Regidores electos piden más atención… Mayoría de priistas piden proceso abierto… Juan Carlos Loera quiere ser Virrey again…

0
257

Hoy el dictamen de gastos de campaña…
Regidores electos piden más atención…
Mayoría de priistas piden proceso abierto…
Juan Carlos Loera quiere ser Virrey again…

El Instituto Nacional Electoral este jueves 22 de julio llevará a cabo una sesión extraordinaria más, para ir desahogando temas de la campaña pasada y se dijo que en esa sesión es donde van a emitir el dictamen sobre los informes de gastos de campaña de los candidatos a la gubernatura, alcaldías y diputaciones locales.

Algunos esperan con ansias los resultados de esos informes, pues dependiendo de lo que diga ese dictamen es que sabremos si va a proceder o no la impugnación presentada por Juan Carlos Loera y Morena en contra de Maru Campos, a quien le señalaron que supuestamente había rebasado los topes de gastos por más de 50 millones de pesos.

Si el Consejo del INE dice que sí hay irregularidades detectadas, entonces las cosas se ponen color de hormiga, pero si dicen que no hay asuntos graves, entonces hay que suponer que la impugnación de Loera no tiene ni de donde agarrarse y que le van a dar patadón y mandarla al bote de basura.

En la coordinadora de Maru Campos el lunes y martes era pura tranquilidad sobre el tema y este miércoles de plano decían que hasta les daba flojera hablar del asunto. Sostenían que no hay nada de qué preocuparse y que tenían ellos sus cuentas en absoluta regla.

Claro, ni modo que ellos anden diciendo que sí están preocupados o que digan que sí sobrepasaron los topes de campaña.

Lo cierto del tema, es que casi es una “tradición” que todas las campañas que en realidad buscaron ganar la elección, sobrepasan los topes del gasto o cuando menos cometen faltas administrativas “menores” o “medianas”, pero las cometen y eso simplemente sucede porque los propios partidos políticos se han esforzado hasta el infinito en generar reglas imposibles de cumplir, es más, todos ellos saben que hay un montón de reglas para las campañas que nadie va a cumplir, pero que ellos se aferraron a que se establecieran en la ley electoral “para verse bien”, por mera hipocresía y nada más.

Pero bueno, este jueves el Consejo General del Instituto Nacional Electoral va a jugar su parte, presentando la fiscalización, haciendo como que hicieron una verdadera revisión, cerraran los ojos a lo que no quieran ver y los abrirán muy abiertos a lo que si quieran ver y señalar.

Es imposible saber en este momento donde abrirán bien los ojos y donde los van a cerrar, por las vísperas se puede intuir que no habrá grandes señalamientos y eso se entiende porque al Peje no le debe de interesar calentar la plancha más en el norte y que eso se pueda convertir en un incendio que le prenda en otras entidades, es decir, él sabe que en Chihuahua perdió porque tenía un mal candidato, porque no eligió al más idóneo para pedir el voto, no le ganaron por la cantidad de dinero que se uso en la campaña, perdieron porque la mayoría voto por otra opción, así que siendo tan pragmático como lo es, se puede pensar que el resolutivo del Consejo del INE, será sin mayores novedades. Al tiempo…

— — — — — — — — — —

El cuerpo edilicio que va a acompañar a Marco Bonilla, no es de él, no lo conformó él, es más, de las 11 posiciones se pudiera decir que a lo mucho dos o tres si son de su ganadería, los demás son fruto de las negociaciones y de los estiras y afloja que se dieron entre los grupos internos del PAN.

Es por eso que hoy más que nunca ese cuerpo pinta para ser extremadamente grillo y por eso piden más atención, quieren ser tomados más en cuenta, sin llegar a la exigencia todavía, y sin llanto estridente, pero hablan de la necesidad de que los sumen más a las tareas de preparación de la nueva administración que arrancará en septiembre próximo.

Hay quienes cometen el error de pensar que un cuerpo edilicio es más o menos como una bancada del Congreso, pero hay muchas pequeñas diferencias que deben ser tomadas en cuenta, la primera de ellas es que los regidores de la mayoría al ocupar la presidencia de las principales carteras, sí trabajan muy de cerca con los directores del municipio y es por eso que deben de tener un muy alto nivel de institucionalidad y “compañerismo”, para sacar adelante casi todas las tareas.

Así que aunque se pueda pensar que es chiplería de los regidores que pidan más atención y que los involucren más, lo cierto es que Marco Bonilla y su equipo cerrado deben de entender que un cuerpo edilicio inconforme se puede convertir en un grave problema y que la solución es harto sencilla, basta con que los pongan a chambear, que les den tarea hasta para aventar para arriba y con eso que los entretengan, hasta que en verdad los necesiten, pues no vaya a ser que por no ponerles atención, el día que los necesiten, ellos anden muy entretenidos y no hagan caso…

— — — — — — — — — —

No fue necesario hacer una encuesta con segmentación y toda la cosa, digo, basta con salir y preguntar a quienes se debe preguntar y con eso basta para entender hacia dónde corren las voces de la mayoría de los priistas en la entidad.

El caso es que si en el PRI hicieran una consulta, si su dirigencia nacional entendiera lo que está pasando en la entidad y algunos dicen que en todo el país, de inmediato ordenarían procesos abiertos para una gran renovación interna y después de esas contiendas, esperar los rompimientos y renuncias y tras ello, llevar a cabo su proceso de renovación con foros, mesas de análisis y esas cosas que sirven para recomponer el camino.

Es fácil platicar con los amigos que todavía son priistas, solo no hay que preguntarles quién se debe de quedar al frente de lo que queda de su partido, neta, no hay mayoría para nadie, es más, se puede hasta decir que está completamente fragmentada la opinión de todos ellos.

Pero basta con darles poquita cuerda y de inmediato explican que casi ni les importa quién gane al final, pero que es urgente que el proceso sea abierto, con consulta a la base, con voto libre y universal.

Es decir, a los amigos priistas les urge que los dejen participar, que los dejen hacer el ejercicio de demostrarse si todavía son capaces de jugar a la democracia, que los dejen soñar con que todavía son un partido político.

En el PRI se está gestando una revolución silenciosa y no hay que dejarla pasar desapercibida, hay a quienes les puede parecer imposible, pero hasta se podría decir que hoy a ellos les pasa como a los que somos seguidores del Cruz Azul, es decir, nos pasó de todo todo y hubo grandes decepciones, momentos en lo que el equipo nos daba vergüenza, pero nunca dejamos de ser lo que éramos y esa es una base muy solida que el PRI tiene, primero para frenar su caída libre y si lo logran, su segundo paso sería empezar a recuperar los espacios que han perdido.

Ahora bien, si el PRI no les da oportunidad a sus militantes para que ellos participen en la decisión del rumbo que tienen que tomar, simple y sencillamente estarán cavando su tumba…

— — — — — — — — — —

Juan Carlos Loera comete todos los errores juntos, no tiene la capacidad de entender la relación tiempos-circunstancias y por eso como candidato fue pésimo, pero como derrotado es peor.

En cuestiones políticas las cosas se deben de hacer en su tiempo justo, pues lo que no se hace a tiempo, se convierte en error, ejemplo de ello es hacer la campaña correcta dentro del tiempo correcto y de la manera correcta, es decir si él en la campaña se hubiera dedicado a escuchar a los ciudadanos, a pedir el voto y a ofrecer soluciones, no a solo defender al Peje y a confrontarse, su cosecha de votos hubiera sido mucho mejor.

De igual forma entender la circunstancia es primordial para todo político, de tal forma que deben de entender porque llegaron a la candidatura y cuál es el sentir de la mayoría, para poder generar empatía.

Pero si un candidato no entiende sus circunstancias y se dedica a solo hacer crecer sus negativos, pues entonces su cosecha de votos será magra.

Al terminar una elección, un candidato que entiende bien esas cosas, sabe que una derrota por más de cien mil votos, es “absoluta”, no hay forma de llamar a fraude o de presentar excusas tontas, el voto mayoritario de los ciudadanos se expresó y se debe de asumir la derrota con dignidad, para a partir de esa acción, empezar a recuperar imagen y dejar buen sabor de boca

Pero Juan Carlos no sabe de política, sabe solo de fanatismo, del que él sentía por un Peje candidato y que ahora siente por un Peje presidente, al que ve casi como profeta, por eso ahora él quiere que lo van así, es decir, se contó la mentira que a él le robaron su triunfo y ahora se prepara a ser el profeta del norte y de plano el papel no le queda.

Mueve sus piezas para que lo vuelvan a nombrar Virrey, con la vana intención de convertirse en el que le de pelea, calle a calle, programa a programa a Maru Campos y hasta en eso deja ver su mezquindad, no quiere regresar a la delegación del Bienestar por el bien de Chihuahua, es por necedad y para convertirse en un obstáculo para nuestra entidad y eso además de mezquino es perverso.

Hay voces muy serias en Morena que ya pusieron el grito en el cielo, piden que no regrese Juan Carlos a esa delegación, es más, piden que alguien le diga al presidente, que alguien le explique al Peje, que Loera “suelto”, representa un grave daño para Morena y sus objetivos en el 2024.

Ojalá y que esas voces sean escuchadas…