Una joven de apenas 27 años es “la clave” para llegar a Trump

0
327

Una joven y poco conocida funcionaria de la Casa Blanca ha saltado a la palestra pública gracias a una frase del presidente Donald Trump.

El nombre de Madeleine Westerhout emergió luego de que el diario The Washington Post publicara la transcripción de una conversación el pasado 14 de agosto entre Trump y el periodista Bob Woodward, autor del libro “Fear: Trump in the White House”.

Woodward -quien junto a Carl Bernstein fue autor de los famosos reportajes sobre el caso Watergate que acabaron con la presidencia de Nixon-  intentó en vano entrevistar a Trump a pesar de pedir en varias ocasiones una entrevista con él.

En la conversación que tuvieron durante los primeros días del pasado mes de agosto, Woodward y Trump debaten sobre las solicitudes -el periodista dice que se las hizo a su asesora Kellyanne Conway, al subsecretario de prensa Raj Shah, y al influyente senador Lindsey Graham-, mientras que el presidente asegura que nunca le trasmitieron tal pedido.

Madeleine Westerhout,izq, y la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders,el 1 de junio 2018, en Washington. (AP/Andrew Harnik)

 “¿Pero hablaste con Madeleine?” -le pregunta entonces Trump a Woodward. “Madeleine es la clave. Ella es el secreto. Porque ella es la persona…”, dijo, pero no ofreció más detalles.

Madeleine no solo es asistente ejecutiva de Trump, sino también ostenta el rango de “asistente especial”, lo cual la coloca por encima de la mediática Conway y del subsecretario de prensa Raj.

Actuamente gana 95 mil dólares anuales.

Hace apenas menos de dos años era solo “la chica del ascensor” en la Torre Trump, escoltando a invitados hasta el presidente recién electo.

“No lo había planeado, pero ha sido muy divertido y se trata de una experiencia increíble para todos”, dijo entonces en una entrevista para CNN. “Es divertido. Estamos listos para llegar a la Casa Blanca”, enfatizó.

Nació en Irvine, California y se graduó en Ciencias Políticas en 2013 por el College of Charleston, en Carolina del Sur, y luego se mudó a Washington como instructora de Pure Barre, pero sus vínculos con el Partido Republicano datan desde que era muy joven.

El general John Kelly junto Madeleine Westerhout al llegar a una reunión en la Torre Trump en noviembre de 2016. Kelly se convirtió en secretario de Seguridad Nacional y luego en jefe de personal de Trump. REUTERS/Lucas Jackson/File Photo

Colaboró con la campaña presidencial de Mitt Romney en 2012, fue coordinadora voluntaria del entonces senador estatal de Carolina del Sur John Kuhn, y fue becaria del entonces representante por California John Campbell.

En Washington comenzó a trabajar como asistente de Katie Walsh, la jefa de gabinete del Comité Nacional Republicano y comenzó a ascender en el círculo cercano de Trump, donde ya no se encuentra la propia Walsh.

Madeleine Westerhout junto al ex gobernador de Texas, Rick Perry, en 2016, en New York. (AP /Kathy Willens)

Es fan del equipo de hockey Capitals de Washington, según su escuela cuenta de Twitter, y novia de Ben Schramm, funcionario del Pentágono.

Madeleine fue entrenada por la veterana asistente de Trump, Rhona Graff, quien ha trabajado con la Organización Trump desde 1987. De modo que ya se sabe: quien no logre abrir la puerta de Madeleine, no llega al presidente 45.