Sugieren ‘juegos’ para implementar medidas sanitarias en escuelas

0
45

Para aterrizar las medidas sanitarias por la pandemia de Covid-19 en las escuelas, la organización Educación para Compartir sugirió implementar una metodología basada en el juego entre los estudiantes para lograr este objetivo.

El director de este grupo, Abraham Muñoz, explicó que el método propuesto por su institución se basa en el juego, un lenguaje universal donde los niños, jóvenes y adultos pueden desarrollar confianza en sí mismos, habilidades socioemocionales y conciencia sobre el cuidado al planeta.

Detalló que para ello se requiere de la colaboración de los estudiantes, los padres de familia y los docentes, puesto que a través de actividades lúdicas se refuerza el aprendizaje de ciencias, artes, finanzas, deporte, ciudadanía digital, entre otras.

Acotó que dicho programa lo han implementado en escuelas públicas y privadas, así como en albergues escolares indígenas.

Por su parte, la fundadora y presidenta de Educación para Compartir, Dina Buchbinder, indicó que desarrollaron un juego para implementar las medidas de prevención del coronavirus entre los estudiantes.

Ahondó que por medio de estas actividades los menores pueden entender por qué es importante taparse la boca con el codo cuando estornudan, mantener la distancia física y el uso del cubrebocas; en lugar de utilizar regaños.

“Lo que hacemos es traducirlo a juegos donde podemos reflexionar, actuar y jugar para hacer agentes de cambio para repicar esto. Estamos trabajando con varias empresas de todas las industrias y sector público para extender estos juegos”, añadió.

Adelantó que están trabajando con la Secretaría de Educación Pública (SEP) para implementar protocolos sanitarios en el regreso a las aulas.

Explicó que históricamente han trabajado con alumnos de primaria y secundaria, aunque se encuentran en alianzas para replicar esta metodología en la primera infancia y el bachillerato.

Buchbinder indicó que en 13 años se han integrado al programa más de 1.3 millones de maestros, padres, niños y jóvenes en ocho países.

En el caso de México, desde 2007 los beneficiarios han sido más de 1.2 millones de personas, entre los cuales están 448,039 menores; 18,170 docentes; 467 jóvenes; 806, 470 padres de familia, 869 adultos y 2,560 espacios.

Abraham Muñoz explicó que su modelo educativo es flexible con los profesores, puesto que los docentes lo pueden adaptar a su planificación y puede coincidir con los contenidos oficiales que deben ejercer; aunque en otros casos, las Escuelas de Tiempo Completo los realizan durante la tarde.

Entre los resultados de esta metodología, el director de la organización aseveró que hubo una disminución del 92% en los espacios escolares tras estos programas, además que el 86% de los maestros refirieron que los estudiantes son más conscientes con cuidar el medio ambiente, así como que el 100% de los docentes dijeron que se mejoró el ambiente en los espacios escolares.

Exhortó a las empresas a incorporar este programa en su estrategia de responsabilidad social corporativa, así como a los gobiernos locales y federales para impulsar políticas educativas públicas para el aprendizaje en este sentido.