Sinaloa Marca Ejemplo en Defensa de la Familia

0
407

Los diputados de Sinaloa del PAN y del PRI, marcaron la pauta a legisladores de otros estados del país, pues de forma rotunda votaron en contra de hacer reformas legales para que en esa entidad se aplicará el mal llamado matrimonio igualitario. Con apenas dos votos lograron echar abajo esas reformas aún y con las protestas en el pleno de grupos de la comunidad lesbico-homosexual.

En dicho Congreso debatían reformas a los artículos 40 y 165 del Código Familiar, mediante las cuales pretendían que el matrimonio y el concubinato dejarán de ser considardos solo una practica entre un hombre y una mujer y pedían ellos que se estableciera que es “entre personas”, para de esa manera equiparar las uniones homosexuales con el matrimonio.

La propuesta establecía que el matrimonio es la unión juridica y voluntaria entre dos personas, indistintamente el sexo de los que se “unían” y que el reconocimiento de concubinato tendría que ser entre dos persona quiens sin exitir impedimiento legal no contraian matrimonio pero hacían vida en común.

La discusión de esas reformas que duró varios meses, generó efrentamientos entre grupos homosexuales y de defensa de la familia, quienes manifestaban cada uno por su parte opiniones diversas.

Los grupos de homosexuales y lesbianas, así como los llamados transgeneros, trasvestis y demás fauna que apoya la mal llamada ideología de generó, acusban a los grupos defensores de la familia de “homofóbicos”, mientras que esos grupos conservadores, se defendían enarbolando la frase. “No es Homofobia, es Defensa de la Familia”.

La diputada priista Margarita Inzunza, desde la tribuna del Congreso de Sinalóa señaló que no se debería de desvirtuar el concepto de familia y dijo, “la familia natural es la base de nuestra sociedad. Quién sabe por qué intereses se quiere destruir la estructura de la sociedad”, manifestó.

Por su parte el diputado panista Jorge Iván Cobos al subir a la trbuna sostuvo que su partido basa su pensamiento en una ideología profundamente humanista y que de entrada rechazaban cualquier discriminación de género, “pero defenderemos ante todo, el interés superior de la familia”.

Un punto que causó mucha polémica en la discución era que al equiparar las uniones “gays” al matrimonio se abre la puerta para las adopciones y otros temas que ponen en riesgo los derechos de los niños.