Ricardo Anaya Abarrota el MBA Ofrece Encarcelar a César Duarte

0
792

Fue un evento panista, aquí la alianza no existe, ni se menciona.

El candidato del PAN Ricardo Anaya realizó campaña en Chihuahua, se paseo en moto, fue al Fashión Mall a tomarse un café con el Gobernador Javier Corral y luego acudió al MBA, el que estaba abarrotado y en donde ofreció que si él gana si detendrán a César Duarte, pidió el voto para todos los candidatos del PAN, incluso intentó un enlace con Ramón Galindo en la fronteriza, pero no existen los candidatos del PRD o del Movimiento Ciudadano, es más, ni banderas de ellos en el evento, solo la que traía Pavel Aguilar y nada más.

Fue en la elección interna de 1998, la que le ganó Ramón Galindo a Lalo Romero, cuando el PAN logró un lleno hasta las lámparas en la proclamada “Catedral del Basquetbol” de México, el Manuel Bernardo Aguirre, en esa ocasión así lucia el gimnasio universitario, lleno, este sábado el lleno fue total, incluso dejaron gente fuera del inmueble, tuvieron que cerrar las puertas, ya no cabía nadie.

Los panistas de Chihuahua recibieron a su candidato a la presidencia Ricardo Anaya Cortez, con un escenario al centro de la duela muy modernista.

https://www.facebook.com/guillermo.lujanpena/videos/1542809589181184/

Antes de los mensajes políticos subieron al escenario, “Conexion”, un grupo de jóvenes bailarines que participan en un concurso “Reality Show” de Jenifer López “J-Lo”. Tras ellos, subieron otro grupo de bailarines y otra vez los de Conexion.

La primera oradora fue la alcaldesa con licencia María Eugenia “Maru” Campos, quien intentó iniciar su mensaje recordando el lema del escudo de nuestra entidad, pero confundió el Lealtad, Valentía y Hospitalidad, con otros conceptos, el detalle fue menor, pero algunos si lo notaron.

“Somos guerreros, hemos luchado, día por día, semana por semana por nuestra democracia, hemos hecho que se respete el voto y que se acabará con los fraudes electorales, eso fue en los 80 y en los 90 fuimos los que le dimos paso a la alternancia y ahora nuestro gobernador Javier Corral nos ha dado la muestra en lo que es combatir la corrupción”.

Fue el mensaje encendido de “Maru” Campos, quien aseguró que “el régimen ya está tocado, ya llega a su fin”, mientras que de los gobiernos panistas dijo que “no tienen nada de que arrepentirse”.

Tras ella subió Gustavo Madero y claro que le “cumplió a la raza”, pues nada más tomar el micrófono aseguró: ¡Aquí ya no cabe un alma, esto está hasta la madre!, fue el grito de saludo del candidato al senado, quien se mostró jubiloso de que el MBA estuviera lleno hasta las lámparas y que había gente afuera del inmueble que ya no pudo entrar porque tuvieron que cerrar las puertas.

Sostuvo que el régimen quiere “convertirse en transexenal y brincar de Peña a AMLO”, pero que los panistas no se iban a dejar.

Madero también uso el concepto de que el inmueble estaba lleno de “guerreros y guerreras, que estaban unidos rumbo a la victoria”, por eso sostuvo que en Chihuahua va a ganar la democracia.

Tras esos dos mensajes, transmitieron en las pantallas un video de Ricardo Anaya en el que señalan, “somos cada vez más…”.

¡Con ustedes Ricardo Anaya!, se anunció y el grito fue unánime: ¡presidente, presidente!

El invitado se portó decente con los anfitriones y se refirió a Javier Corral, a Maru Campos, a Cinthia Aíde, a Pancho Barrio y Tencha. Pasó lista y lo hizo bien.

Saludo a los empresarios y se refirió de forma personal al dueño de Interceramic Almeida y al Chacho Barraza, saludo a los raramuris y recordó que en una gira de él por la sierra una mujer tarahumara fue la que le dijo: “fuimos los primeros y ahora en muchas cosas somos los últimos”.

En su papel de “animador”, recordó que el primer evento masivo de su campaña lo hizo única y exclusivamente con mujeres y puso a competir en gritos a hombres y mujeres para después afirmar, “aquí en Chihuahua también mandan las mujeres”.

Explicó que el titulo de su campaña se encierra en la frase “no es normal” y detalló una serie de cosas a las que nos hemos acostumbrado pero que no es normal, como el que se les pague menos a las mujeres que a los hombres.

Luego dijo que el principal cáncer que carcome al país es la corrupción y dio el dato de cuantos gobernadores en funciones se han atrevido a denunciar de forma frontal y explicita la corrupción de un presidente de la República, “solo uno y ese gobernador valiente y comprometido es chihuahuense y está aquí presente y se llama Javier Corral Jurado”, lo que desató la algarabia de los ahí presentes.

“SI a Chihuahua en este año y medio le ha faltado presidente de la República, si los abandono por castigar y combatir la corrupción, cuando yo sea presidente de México, lejos de castigar, vamos a premiar a Chihuahua por que eso es lo que se merece”. Y de nuevo se desataron los gritos de ¡presidente, presidente!

A continuación sostuvo que él sabe que Chihuahua pasa por una difícil situación por el problema de inseguridad, pero a manera de consuelo dijo que ese aumento de violencia se dio en todo el país.

“Cuando yo sea presidente de México, van a ver ustedes lo que es tener un presidente trabajando de la mano con el gobernador para recuperar la paz de Chihuahua”.

Y presentó sus propuestas para la entidad:

Primer compromiso; Chihuahua tendrá el sistema de transporte modelo de todo el país, que le van a invertir todo lo que se necesita.

Segundo: Agua potable todos los días en todas las casas.

Tercero: La salud va a ser prioridad, porque cuando se pierde la salud se pierde todo por eso y se comprometió a tener médicos, enfermeras y medicinas en todas las clínicas.

Anaya intentó realizar un enlace a Ciudad Juárez con Ramón Galindo, el cual por problemas técnicos no se logró.

Pero suplió la falla al anunciar cuales son sus promesas para esa fronteriza:

Construir de una buena vez el centro de convenciones.

El hospital de oncología.

Programa de pavimentación más ambicioso con 400 millones de pesos anuales para pavimentar sus calles.

Por supuesto que no iba a dejar sin lanzar ataques contra AMLO a quien sin mencionarlo primero dijo: “hay por ahí un candidato que dice que quiere el perdón para los criminales” y prometió que ellos van a realizar un trabajo más inteligente, “van a ver lo que es tener al gobierno federal apoyando al gobernador y a los presidentes municipales para recuperar la paz de Chihuahua… verán ustedes lo que es tener verdaderamente al gobierno federal comprometido con el estado de Chihuahua”.

“Hoy el gobierno federal, Enrique Peña Nieto me ataca con todo tipo de calumnias y videos, por una sola razón, por que me atreví a decir que cuando yo sea presidente de México habrá una fiscalía autónoma e independiente que investigara la corrupción de Enrique Peña Niero, los 43 de Atyotzinapa, Obrecech, la casa blanca… mientras que López Obrador ya pactó con ellos y ha dado a entender que les va a cuidar las espaldas”.

Y arengando a los ahí reunidos gritó: “Si ustedes están conmigo no daré un paso a tras, no habrá venganza pero si justicia y los que la hicieron la van a pagar”, lo que desató de nuevo el grito de ¡Presidente, presidente!.

Ricardo Anaya parecía no tener fin en sus arengas, pues continuó diciendo “cuando yo sea presidente de México se le va a terminar la protección a César Duarte, Javier Corral ha hecho todo, ha hecho hasta lo imposible para que haiga justicia, ha desafiado al poder hasta el más alto poder, pero el gobierno federal ha protegido a César Duarte, pero cuando yo sea presidente César Duarte terminará en prisión”. Y por supuesto que el MBA rugía de gusto.

Y ya para cerrar demostró que el evento era de panistas, para panistas y nada más, cuando dijo: “pero todo esto solo lo podemos lograr trabajando en equipo, todas y todos juntos…” y a continuación nombró a los candidatos del PAN a los distintos puestos de elección, los mencionó a todos, a Maru, a Rocío Reza, Gustavo Madero, Miguel Riggs, los cinco candidatos a diputados locales y al candidato a sindico, no, no mencionó al candidato a diputado federal Alan Falomir, ni a Javier Mendoza del PRD, ellos no cuentan, no son de casa.

Fue un evento de y para panistas, no hubo espacio para señalar a los aliados, bueno ni por error, no existen, así de sencillo.

El templete se lleno de gente, Javier Corral y Cinthia Aide, Pancho Barrio y Tencha y por supuesto los candidatos y otros colados, un grupo de raramuris subieron también y le pusieron al “chabochi” una vestimenta típica de la etnia, mientras el MBA se cimbraba con el grito euforico de miles de panistas.