Remodelan la escuela albergue Eréndira de Guachochi

0
74

Los trabajos incluyen el remozamiento y equipamiento del comedor, para beneficio de más de 400 niños y niñas indígenas, quienes al regresar a su escuela encontrarán mejores y más cómodas instalaciones

La escuela albergue Eréndira de Guachochi, donde se atiende a más de 400 niños y niñas indígenas de la sierra, cuenta ya con un comedor totalmente rehabilitado y equipado.

Una vez que se autorice el regreso a clases presenciales, se podrán ofrecer comidas a los y las estudiantes, quienes proceden de diversos municipios de la región serrana y para facilitarles el servicio educativo, reciben hospedaje en sus instalaciones

El Centro de Integración Social (CIS) Eréndira, es una de las escuelas albergue que opera Servicios Educativos del Estado de Chihuahua (Seech), a través del Departamento de Educación Indígena y Migrante.

El remozamiento y equipamiento de su comedor, era una necesidad que se tenía desde hace años, por lo que se realizaron los trabajos respectivos, contando con el apoyo de la Presidencia Municipal de Guachochi.

En el inmueble, ubicado dentro de las instalaciones del mencionado plantel escolar indígena, se reconstruyó totalmente el techo y fue equipado con áreas, como cuarto frío, para la mejor conservación de los alimentos perecederos, cuarto de panadería y tortillería.

En las obras de rehabilitación, se respetaron las estructuras de las dos antiguas chimeneas, pues estas sirven para generar un clima interior más cálido, para beneficio de los niños y niñas durante las temporadas de bajas temperaturas.

Una vez realizada esta obra, se tiene contemplado a futuro, continuar con la remodelación de las áreas de dormitorios, para mayor comodidad del alumnado de este centro escolar.

A la vez, con recursos del programa La Escuela es Nuestra, se han realizado otras acciones de mejoramiento físico, de servicios y de equipamiento, como la adquisición de impresoras, materiales escolares, didácticos y escritorios.

También se trabajó en el pintado de distintas áreas, se remodeló la dirección, fueron reconstruidos pisos y banquetas, en los techos se colocaron bases para los tinacos, se construyeron nuevas tomas de agua, y se hizo una revisión técnica del estado de las instalaciones y cableado eléctrico.

Otras obras fueron la remodelación de los baños, la sustitución de mamparas y el cambio de tuberías en las redes interiores de la escuela, ya que las anteriores eran de barro y estaban ya muy deterioradas.

Con estas mejoras, las y los 410 estudiantes del plantel Eréndira, contarán con instalaciones renovadas, una vez que las autoridades de Salud, autoricen en Chihuahua el regreso a las clases presenciales.