Padre saca de la escuela a su hijo para convertirlo en estrella del Fortnite

0
35

A los 16 años, Jordan Herzog pasa más de 10 horas encerrado entrenado para competir en la final de Fortnite World Cup en Nueva York.

Los eSports están pasando de ser un hobby para convertirse en una profesión que miles de adolescentes podrían sacrificar su vida frente a un monitor para ganar millones en concursos internacionales.

Sólo los mejores del mundo, y no jugadores mediocres, son aceptados en los eventos más importantes.

Este es el caso de Jordan, mejor conocido por el sobrenombre de Crimz, un joven de 16 años de edad que abandonó la escuela a petición de su padre.

Jordan es un estudiante de buenas calificaciones, pero su padre, David Herzog, prefiere que su hijo siga sus sueños para convertirse en un profesional de los eSports.

Crimz juega entre 9 a 12 horas diarias y practica sus mejores movimiento en Fortnite, un videojuego desarrollado por la empresa Epic Games que está rompiendo todos los récords mundiales.

Durante sus transmisiones en Twitch, plataforma de video donde otros jugadores y usuarios pagan por verlo jugar, comparte su experiencia de cara a convertirse en un pro de los videojuegos desde su natal Sudbury en Massachusetts, Estados Unidos.

El jugador ha ganado más de 60 mil dólares en su joven carrera y, fue uno de los clasificados para las finales del mundial de Fornite, donde buscarán el premio de 30 millones de dólares. Esta copa se inaugurará el 26 de julio en el estadio Arthur de Nueva York.

Actualmente Jordan cursa en una escuela en línea, y deberá entregar el trabajo escolar durante el verano.