Mentiras que nos dicen los mecánicos de nuestros autos

0
188

Desde que a mediados del siglo XX se produjo el auge de la industria automotriz y el auto empezó a formar parte de millones de familias en el mundo, echó a andar también nuestra dependencia del mecánico.

Ya no se trataba de tener bien cerca un médico o un abogado; se hacía necesario mantener una buena relación con esta otra persona dedicada a la reparación y el mantenimiento de nuestros vehículos.

Pero este oficio también tiene sus mitos y sus historias falsas. Y no pocos mecánicos hacen recomendaciones o plantean exigencias que no se ajustan con la realidad, aprovechándose de la brecha de conocimiento que existe entre ellos y sus clientes.

Del blog Cheapism extraemos diez de estas afirmaciones infundadas:

1. Hay que cambiar el aceite cada 3.000 millas o 5.000 km.

Negativo. La Asociación Automovilística Estadounidense (AAA, en inglés) señala que, para los conductores de bajo kilometraje, la mayoría de los fabricantes de automóviles recomiendan un cambio de aceite cada 12 meses. En la actualidad, gracias a los lubricantes modernos, se puede extender el tiempo entre cambios de aceite hasta las 7.500 millas (12.000 km). Incluso los vehículos que usan aceites totalmente sintéticos pueden esperar hasta 15,000 millas (24.000 km).

Refueling and pouring oil quality into the engine motor car Transmission and Maintenance Gear .Energy fuel concept.
Cambiarle el aceite al auto con regularidad es uno de los pasos esenciales para su buen mantenimiento. Foto: Getty.

2. Debemos inflar los neumáticos con nitrógeno

Según este mito, el nitrógeno ayuda a los neumáticos a mantenerse inflados adecuadamente a pesar de los cambios drásticos que se producen en el clima. Sin embargo, Consumer Reports asegura que para la mayoría de las llantas modernas esto no suele ser así, y que es muy fácil que el propietario las vuelva a inflar por sí mismo, ahorrándose alrededor de cinco dólares por cada llanta al ponerle aire regular en lugar de nitrógeno.

Close up of man crouching on the gas station and inflating tire.
Un hombre poniéndole aire a los neumáticos de su auto. Foto: Getty.

3.  Hay que preparar al auto tanto para el invierno como para el verano

Los refrigerantes y anticongelantes modernos están destinados a durar gran parte de la vida útil del vehículo. Si no ocurre así, claramente hay otro problema que un cambio de líquidos no solucionará. “Durante muchos años, los automóviles han sido equipados con refrigerantes mejorados cuyos intervalos de cambio varían de cinco años o 50.000 millas (80.000 km) a 10 años o 150.000 millas (240.000 km)”, dice Mike Calkins, de la AAA. “Hay que verificar para asegurarse de que el depósito esté lleno, pero un cambio cada dos años es suficiente”, recomienda Matt DeLorenzo, editor del Kelley Blue Book, libro de referencia de la industria automotriz.

4.  Lleva tu auto siempre al concesionario oficial de la marca

Claro que los fabricantes de automóviles prefieren que el trabajo de mantenimiento sea realizado todo el tiempo en uno de sus concesionarios. Pero no tiene por qué ser así. En manos del propietario está consultar con otros tipos de talleres para comparar precios y llevar su auto al que mejor le parezca.

Services car engine machine concept, Automobile mechanic repairman checking a car engine with inspecting writing to the clipboard the checklist for repair machine, car service and maintenance.
Un mecánico evalúa el estado de un motor y el resto de las piezas de un auto en un concesionario. Foto: Getty.

5. Coloca piezas solo salidas del concesionario oficial

Siempre es trabajoso encontrar piezas y accesorios para hacer una reparación, incluso para quienes conocen a los automóviles. Sin embargo, si el plan es reconstruir o reparar un auto que tiene varios años de fabricado, hay que tener mucho cuidado al usar piezas más baratas para reducir costos. El consejo es leer las reseñas y verificar varias fuentes antes de elegir. Pero nada de esto significa que hay que usar solo piezas vendidas en el concesionario.

6. Cuando te dicen que ellos son la mejor opción

Si esto te lo dice un mecánico independiente o el gestor de un concesionario, ambos están equivocados. Porque la realidad es que cada cual tiene sus puntos fuertes. Los concesionarios tienden a operar más rápidamente y tener un conocimiento más complejo de los autos más modernos. Pero los independientes tienden a ser menos costosos y reservan más tiempo para un automóvil más viejo. Para los autos en garantía, obviamente, los concesionarios son la mejor apuesta.

Portrait of junior car mechanic
Un mecánico independiente en su taller. Foto: Getty.

7. “Yo no movería este auto ni una milla más”

Si un mecánico te dice esto, huye y búscate otra opción. En esta frase se resume una táctica muy usual que busca infundir el pánico para que el propietario acepte todo lo que el mecánico le propone, con el costo en dinero contante y sonante que ello implica.

8. “La mayoría de los autos como este necesitan…”

Si un mecánico te dice esto sin siquiera haber abierto el capó o subido el vehículo a la planta, es porque busca partir de una generalización sobre esa marca o modelo para imponer su criterio y hacer que el cliente pague posiblemente por algo que este auto en particular no necesita.

Concept of car oil leak depicted with red vehicle and puddle of oil underneath
Al elevar el vehículo en un ascensor, se puede comprobar de dónde proviene la fuga de aceite u otros fluídos. Foto: Getty.

9.  Hay fugas reales y fugas falsas

Ciertos mecánicos suelen anticiparse y decirle al propietario que el auto tiene una fuga de líquido. El consejo es que uno mismo intente comprobarlo metiéndose también debajo del ascensor y observando con detalle. Hay mecánicos tramposos que rocían el motor con refrigerante para que el dueño del vehículo crea que hay una fuga y que el problema es grave.

10. Cuando te dicen que el filtro del aire está sucio

Hay mecánicos sin escrúpulos que esconden filtros viejos y sucios para hacerlo pasar por el del auto que están revisando. Si usted cree que es demasiado pronto para cambiar un filtro y que el auto no ha sido rodado tanto como para eso, dígale que no.

“Los intervalos de reemplazo del filtro de aire del motor hoy en día generalmente están en el rango de 25,000 millas (40.000 km), pero suelen ser concebidos como una venta adicional cuando se va a hacer un cambio de aceite”, nos recuerda Mike Calkins “Un poco de suciedad en el filtro no significa que esté malo, solo que ha estado haciendo su trabajo. Si la luz de una bombilla de 100 vatios atraviesa al menos la mitad del área de este filtro, este sigue en buen estado”, concluye.