Menores Infractores Un Gran Problema En La Ciudad

Detuvo la Policía Municipal más de 4 mil en el año

0
172

Más de 4 mil menores de edad, considerados como infractores de la ley, fueron asegurados este año por agentes de la Policía Municipal, la mayoría de ellos por la comisión de faltas administrativas y en un bajo porcentaje por estar involucrados en actos delictivos.

Sin embargo, con el fin de evitar que los menores reincidan en las causas que los llevaron a la detención, por cometer alguna falta al Bando de Policía y Buen Gobierno, así como para moderar su conducta y orientarlos, la Dirección de Seguridad Pública implementa programas preventivos que los lleven a la reinserción social y superación personal.

Incluso por medio de la implementación de estos proyectos, la DSPM a través de sus distintas áreas, brinda un seguimiento completo en cada caso, en donde lo solicitan padres de familia o tutores, con la intervención de psicólogos, policías y personal de trabajo social que los orientan y trabajan con ellos de la mano para reinsertarlos de nueva cuenta con sus familias y la sociedad, logrando grandes resultados y muchos casos de éxito.

Gracias a programas como “Menores a la Educación”, se ha impulsado a muchos de los adolescentes para continuar con sus estudios, a través de la gestión de becas por parte de diferentes instituciones educativas e incluso en la adquisición de materiales de trabajo para aquellos que desean iniciar un pequeño negocio.

Además, dentro de la Escuela de Policía a los jóvenes se les brindan talleres de enseñanza musical, práctica de actividades deportivas como Jiu-Jitsu, pesas y spinning en los gimnasios para elementos de la corporación en la Comandancia Sur y brindan servicio comunitario a cargo del grupo de Atención a Pandillas de la DSPM.

Cabe señalar que hasta el 20 de diciembre sumaron un total de 4 mil 860 aprehensiones, en el rango de edad de los 13 a los 17 años, 635 fueron mujeres y 4 mil 225  hombres. De éstas, sólo 164 adolescentes estuvieron involucrados en algún tipo de delito y el resto por faltas al Bando de Policía y Gobierno. Entre las faltas más comunes destacan el consumo de algún tipo de estupefaciente, causar molestias y escándalos en la vía pública, ingerir bebidas embriagantes y provocar riñas.