Los políticos saben perder…

Unidad, que alguien le avise al gobernador… Pacto de unidad puede favorecer al Pony… Alejandro Díaz sueña con ser el caballo negro… “El Chero” no sabe de que partido es presidente… Jaime Bonilla, “the first step for Venezuela”…

0
367

Unidad, que alguien le avise al gobernador…
Pacto de unidad puede favorecer al Pony…
Alejandro Díaz sueña con ser el caballo negro…
“El Chero” no sabe de que partido es presidente…
Jaime Bonilla, “the first step for Venezuela”…

Marko Cortés logró sentar a la mesa a Maru Campos, Gustavo Madero y a Rocío Reza, lo que de suyo habla del inicio de un proceso de cicatrización al interior del PAN, proceso tan necesario, que si no lo logran estarán enterrando todas sus oportunidades de ganar la elección el 6 de junio próximo. Pero en esa mesa faltó un invitado, quien es el principal promotor y generador de la violencia interna, quien el domingo prefirió ir a votar a Ciudad Juárez, en vez de reunirse con su líder nacional y que este lunes volvió a sacar los tambores de guerra.

Gustavo Madero es un político profesional, sabe de que en política muchas cosas no son personales, que son meramente coyunturales, de igual forma no se le puede acusar de ser un “iluminado”, para nada, él sabe de marketing y de sus beneficios y que participar en una contienda interna conlleva el riesgo de perder y que también llega a ocurrir, que en ocaciones, son más los riesgos que se corren cuando se gana, que cuando se pierde.

Podemos decir incluso que la mayoría de los que conformaron el equipo de Madero, son así, es decir, ven el ejercicio político como eso. Aunque claro, hay algunos otros que de plano no entienden y por eso solo se les pude clasificar de fánaticos.

Y eso mismo pasa en el equipo de Maru, es decir, hay quienes saben jugar al “demócrata”, en un juego político no personal, pero también tienen sus dos que tres fanáticos iluminados que no entienden de razones.

Es bajo ese concepto, que se puede entender que este lunes Maru Campos y Gustavo Madero se sentaran a la mesa que convocó Marko Cortés, y que acudieran para dar el primer paso en el proceso de cicatrización que tanto requiere el PAN.

Ahora bien, hay heridas y cuentas pendientes, que no se van a curar y ambos lo saben, pero en toda guerra se mueren soldados, sobre todo los más pendejos y también en toda guerra hay rehenes, que al finalizar el conflicto se negocia su liberación y cada quien llora o se olvida de sus muertos, así es la guerra y ni modo.

Pero mientras los dos que buscaban ser electos, se sientan a la mesa, dialogan y mandan mensajes de paz y de concordia, desde la fronteriza, nuestro aldeano hace sonar los tambores de guerra y renueva sus mensajes de amenaza.

“He tenido tal cuidado, que no quiero ni siquiera participar en ningún proceso de interlocución partidista para que no se mal entienda, o se entienda cualquier cosa, lo dije antes del proceso, ninguna candidatura blindará a nadie de responder ante la justicia”, fue el mensaje enviado desde la hermana república del Noa-Noa.

Claro que nuestro aldeano se refería a la comparecencia de este martes de Maru ante un juez, donde se le notificará de manera legal cuales son las acusaciones en su contra y que ella a su vez presente los alegatos y pruebas que considere necesarios para demostrar su inocencia.

Hay voces que señalan que esa audiencia, bien pudiera tratarse de una trampa y que el tema a tratar no sea el de la ya muy señalada “nomina secreta” de César Duarte, así que los abogados de la güerita deberán de atender el llamado con todo tiento.

Se puede especular cualquier cosa, las palabras de Javier dichas durante el anuncio de los cambios en su gabinete, suenan a declaración de guerra, pero mucho más dolido, más encabronado, la derrota no le sienta bien a Javier, no sabe como lidiar con ella, pues no se la esperaba y mucho menos con esa diferencia abismal de votos. Y es que la derrota es de él, pues los votos contabilizados en las mesas receptoras de la contienda panista, son un claro grito de hartazgo en su contra, es decir, ya ni los panistas lo aguantan y le ha dejado de creer.

La única salida que tienen, es que el juez o la jueza que atienda la audiencia, señale la falta de pruebas y con eso de carpetazo al tema y que ambas partes pacten el perdón y el olvido.

Hay muchas cosas que no se pueden olvidar, muchos insultos, groserías y demás, pero es tiempo de hacerle al profesional de la política. Claro, hay quienes en campaña pactan y prometen lo que sea, pero cuando llegan al poder, se olvidan de las promesas del corazón y solo ponen en marcha las venganzas del hígado.

Veamos a ver que pasa…

— — — — — — — — — — — —

Hay voces jirigrillentas al interior del PAN, que señalan que dentro del proceso de cicatrización, incluye la elección por la alcaldía de Chihuahua y que una muestra de buena fe, podría ser sacar adelante un candidato de unidad.

Si esa teoría fuera cierta, habría que pensar que “los radicales” quedarían fuera y eso significaría que Marco Bonilla y Miguel La Torre, no podrían ser candidatos de unidad y por supuesto tampoco Miguel Riggs.

Y la gran oportunidad podría ser para Roberto “El Pony” Lara, pues aunque él se sumó al grupo de Gustavo Madero, en realidad no hay mayor pecado que el definirse por un candidato, pero no hay acusaciones en su contra de actos de guerra sucia o de traiciones.

Además de que varios de los que lo acompañan al Pony en sus aspiraciones para ser el candidato a la alcaldía, son gente que trabajo a favor de Maru Campos.

Por cierto, la propia precandidata electa, señaló que no hay cambios, que todo sigue por el proceso de la elección para elegir al candidato a la alcaldía, pero las voces siguen sonando en el sentido de que es posible un acuerdo en la mesa.

Así que debemos de entender que la posibilidad es real, vamos a ver si los panistas saben caminar por la ruta de la cicatrización…

— — — — — — — — — —

El que de plano se ganó el premio al iluso del año, es el precandidato de Fuerza por México, Alejandro Díaz, quien con una caravana bastante furris y actos menores de campaña, se encuerda solo y hasta se ilusiona señalando que él es el “caballo negro” de la contienda por la gubernatura.

De entrada, el precandidato debería de entender que un candidato es fuerte en la misma medida en que cuente con un ejercito electoral y que sus acciones sean realmente impactantes para el electorado, pero lo cierto es que él no aparece ni en las encuestas y mucho menos en el imaginario colectivo.

No es conocido él y tampoco la marca que lo lanza, así que debería de generar junto con su equipo de campaña un cronograma de acciones reales, que le hagan ganar votos, y que le permitan crecer su imagen y la verdad es que caravanas de carros no sirven más que para que los ecologistas se endiablen con los que salen a gastar gasolina dioquis y al hacerlo, contaminan el aire.

Pero Alejandro Díaz juega como amateur y todo indica que camina por la ruta de las ocurrencias, de actos para ganar una sociedad de alumnos de una secundaria y no para construir la imagen de uno que quiere ser gobernador.

En fin, hay quien clasificó a ese tipo de candidatos como “los Perez Acedo del nuevo milenio” y es que son millonarios que no saben y no entienden de campañas y menos de política, que creen que con sus amigos del Facebook y poquito más que hagan, va a lograr cambiar el mundo.

Son demasiado inocentes, tanto, que casi llegan a la clasificación que inicia con una “p” y hay disculpen, pero esa les brilla en la frente y desde lejos se les puede ver…

— — — — — — — — — —

Hay una realidad sumamente dolorosa en Chihuahua, no hay políticos, se acabó la llamada “clase política”, la ideología se suicido al ser sometida a violaciones permanentes y la orgía de ambiciones en donde nadie guarda compostura, donde no hay fidelidad y mucho menos claridad en lo que hacen y en como lo hacen.

Un ejemplo clarísimo de esa situación de confusión total, es la que vive el que ocupa la silla del presidente estatal del PRD, José Luis “El Chero” Acosta, quien es tanta la confusión que sufre que ni siquiera sabe cual es el trabajo de un presidente estatal o lo que es peor, ni siquiera sabe de cual partido es presidente.

“Yo horita soy el presidente de tres partidos y así me deben de tratar, soy presidente del PAN, del PRI y del PRD, entiéndalo”, fue una expresión que de plano da pena ajena y que hace pensar que “el chero” requiere una temporada en “La Boquilla de Villa”, esa que se encuentra por los rumbos de Zootecnia y que sirve para que algunos alcancen la tranquilidad emocional perdida.

De entrada, “el chero” no entiende que en una alianza electoral, ninguno de los partidos cambia de presidente y que cada presidente de cada uno de los partidos que participan, deben de defender su propia parcela, no la ajena.

Pero en su caso, de plano propios y extraños le señalan su desconocimiento de las formas y del fondo de las reglas electorales.

Incluso hay quienes explican que los otros dirigentes partidistas ya pidieron a la dirigencia nacional que mejor manden un delegado nacional que sea serio y entienda de las reglas del juego, o que si le permiten hacer las negociaciones con el ex líder estatal Pavel Aguilar, pues “el chero” ni entiende lo que se habla, ni cuida las formas y todo está a punto de irse al carajo por su actuación infantil y sin criterio.

Digamos pues que hay quienes llegan al puesto por el que siempre lucharon y soñaron y al final, solo llegan par demostrar sus carencias, pues lo que natura no da, la presidencia estatal no otorga…

— — — — — — — — — —

“Con la llegada de Morena al poder, corremos el riesgo de que México se convierta en una nueva Venezuela, en algo similar a lo que pasó con Cuba, en Nicaragua, en Bolivia, en donde se acabó con al inversión privada, el libre mercado y con todas las libertades y que el gobierno empiece a expropiar viviendas, negocios y demás”.

Pues bien, resulta que esa frase que muchos hicieron correr y que repetían constantemente para que los ciudadanos entendieran cual era el riesgo de abrirle las puertas del gobierno al Peje y a los suyos, hoy se vuelve realidad en Baja California, en donde el gobernador Jaime Bonilla este lunes dio a conocer que ya inició con el proceso de expropiación del Club Campestre de Tijuana, para ponerlo a disposición de los pobres, pues en esa ciudad hacen falta espacios para diversión y deporte de las clases más desprotegidas.

Esa es una noticia bomba, tremenda, hace que los ojos de todo México volteen a ver a esa entidad y se pregunten: ¿eso nos espera a los demás si Morena gana elecciones en mi estado?

Los morenos y sus chairos no tienen como justificar tremendo acto de imposición. Lo que digan, como lo expliquen, como lo quieran acomodar, es increíble, un gobernador va a expropiar un campo de golf, un club campestre de primer mundo, porque los pobres no tienen a dónde ir a practicar deporte y a divertirse.

Así que ya podemos decir al estilo gringo: “Tijuana welcome to Venezuela” y agradézcanselo a Morena y su gobernador Jaime Bonilla…