Los héroes anónimos que nos daría el Super Bowl LIII

0
158

Conoce a los jugadores que no tienen tantos reflectores como Tom Brady pero que pueden ser determinantes para el partido entre Patriots y Rams

Si algo ha demostrado el Super Bowl, es que cualquiera puede ser la diferencia entre la gloria o el fracaso. Este partido se ha establecido como el escenario perfecto para aquellos jugadores de bajo perfil que logran inmortalizarse y pasar a los libros de historia como los que hicieron una jugada clave o tuvieron una participación indispensable para la conquista del trofeo Vince Lombardi.

En años anteriores, hemos visto que una atrapada le bastó a David Tyree (Gigantes de Nueva York), Santonio Holmes y a Julian Edelman (Patriotas de Nueva Inglaterra) para que sus nombres quedaran grabados en la NFL, ya que esas recepciones ayudaron a que sus equipos conquistaran las ediciones XLII, XLIII y LI, respectivamente.

Más allá de los principales rostros de cada equipo, los Patriots de Nueva Inglaterra y los Rams de Los Ángeles cuentan con jugadores que pueden ser la diferencia para el próximo domingo 3 de febrero en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta.

Aquellos que no se llaman Tom Brady, Rob Gronkowski, Julian Edelman –ya más conocido por el aficionado casual hoy en día-, Jared Goff, Todd Gurley o Aaron Donald, pero que podrían tomar un papel determinante para el Gran Juego.

Sony Michel

No es de los corredores más conocidos de la NFL, pero sus números serán determinantes para el equipo. En su primer año como profesional, terminó con 209 acarreos, 931 yardas y seis touchdowns.  Fue en los dos juegos de playoffs donde aportó para llegar al Super Tazón. 242 yardas, 53 intentos y cinco anotaciones lo convirtieron en el principal referente en la ofensiva. En un equipo con figuras como Tom Brady y Rob Gronkowski, Michel ha comenzado a surgir como una figura del equipo que bien incluso podría ser el más valioso de los Pats en Atlanta.

Rex Burkhead

Con menor exposición en el terreno de juego que Michel, Burkhead sirve bastante como una opción para terceras oportunidades. Aunque totalizó 186 yardas en 57 intentos sin anotaciones en temporada regular, fue determinante en postemporada, donde al igual que Sony Michel, arrasó con las defensivas rivales en situaciones de corto yardaje y zona roja: 16 acarreos, 53 yardas y tres anotaciones.

Chris Hogan

Tom Brady tiene en Rob Gronkowski y Julian Edelman a sus blancos principales, por lo que la defensiva angelina podría mandarles dobles coberturas. Esto le abre una puerta de oportunidad a Chris Hogan, otro receptor que si bien no tiene la jerarquía de sus compañeros, es confiable en media distancia y puede generar mucho daño.  En el juego de final de Conferencia Americana fue clave para conseguir primeras oportunidades que mantuvieron vivas las esperanzas. Si sale en su mejor momento, puede tomar un rol determinante y conseguir un touchdown decisivo en el Super Bowl LIII.

C.J. Anderson

En esta postemporada, los Rams han encontrado en C.J. Anderson a una variante al ataque terrestre. Llegó al equipo el 18 de diciembre de 2018, como una opción al esquema de Sean McVay, que necesitaba con urgencia un hombre que pudiera ayudar a ganar yardas ante la inactividad de Todd Gurley por molestias. En dos partidos aportó 299 yardas en 43 intentos (promedio de 7.0 por acarreo) y dos anotaciones. Durante los playoffs, se mantuvo como una arrolladora máquina: 167 yardas en 39 intentos (4.3) y dos touchdowns, siendo el líder de este rubro para Los Ángeles en la temporada. De mantener este ritmo, podría ser determinante en la resolución del partido.

Dante Fowler Jr

Si algo nos han demostrado los Super Tazones anteriores, es que a Tom Brady se le debe presionar durante cuatro cuartos. Las defensivas de Nueva York y Filadelfia supieron mantener el ritmo durante todo el juego y eso les permitió superar a los Pats en el Super Bowl. Además de Aaron Donald, la defensiva también cuenta con Dante Fowler Jr.  Nacido en 1994, llegó al equipo angelino esta temporada, después de un par de campañas con los Jaguares de Jacksonville, equipo al que no pudo corresponder pese a que fue su primera selección colegial, debido a problemas con la ley.  En postemporada dio destellos al sumar 1.5 capturas y ocho tacleadas. El Super Bowl LIII puede ser su redención, pues se prevé que Bill Belichick use a dos linieros para frenar a Donald, por lo que Fowler Jr. puede aprovechar y meterle presión a Brady en su bolsa de protección.

Greg Zuerlein

Bien dicen que las ofensivas venden boletos, las defensivas ganan partidos y los pateadores ganan campeonatos. Y los Rams tienen en Greg Zuerlein a uno de los más efectivos de la NFL. Si el juego tuviera que definirse en los últimos segundos con un gol de campo, los Carneros tendrían grandes oportunidades de ganar: completó 27 de 31 intentos (efectividad de 87.1), incluyendo cuatro de más de 50 yardas. Aunque venía tocado en playoffs, sigue siendo una de las armas más peligrosas de Los Ángeles. Tan solo en la final de la Conferencia Nacional, anotó en tiempo extra un intento de 57 yardas. El gol de campo que les dio el pase al Super Bowl.

Si algo ha demostrado el Super Bowl, es que cualquiera puede ser la diferencia entre la gloria o el fracaso. Este partido se ha establecido como el escenario perfecto para aquellos jugadores de bajo perfil que logran inmortalizarse y pasar a los libros de historia como los que hicieron una jugada clave o tuvieron una participación indispensable para la conquista del trofeo Vince Lombardi.