La cosa va bien pero estamos jodidos…

Chihuahua foco rojo para la SHCP… Coparmex y la ola del miedo fiscal… Los plebiscitos llegaron para quedarse… Héctor Acosta endiablado con diputados…

0
564

Chihuahua foco rojo para la SHCP…
Coparmex y la ola del miedo fiscal…
Los plebiscitos llegaron para quedarse…
Héctor Acosta endiablado con diputados…

La cifra de la deuda que tienen los gobiernos estatales en el país es enorme, pues estamos hablando de que al cierre del 2019, fue del orden de los 579 mil 709 millones de pesos y a nivel nacional la Secretaría de Hacienda y Crédito Público señala que son cuatro las entidades sobre las que debe de poner especial cuidado por lo preocupante de su situación y claro que usted puede adivinar que una de esas entidades es Chihuahua con su deuda que llega a los 56 mil millones de pesos.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), señala que son cuatro estados los que tuvieron niveles “medios” de deuda pública y obligaciones que ponen en riesgo sus ingresos de libre disposición (ILD); y por otra parte, porque Coahuila y Chihuahua tuvieron altos rangos de “servicio de la deuda” y obligaciones y que es lo que hace que sus ILD este por la calle de la amargura, mientras que Nuevo León y Quintana Roo presentaron niveles medios, preocupantes, pero que todavía pueden ser manejables.

Eso dicho en español más claro, quiere decir que nuestra entidad, junto con Coahuila pagan demasiado dinero por “servicios de deuda”, ya que además de intereses, tienen que pagar asesores y promotores y demás corredores que se llevan verdaderas tajadas de león para conseguir la apertura de los mercados financieros y que así la administración amanecida consiga prestamos, tanto los de corto plazo que tanto le agradan al actual gobierno panista, como la propia reestructuración de la deuda a largo plazo que colocaron en el mercado el año pasado.

Y claro que esos pagos para lograr la sostenibilidad de los créditos, emisiones bursátiles, deudas, obligaciones derivadas de asociaciones público-privadas y otros deberes financieros programados, absorben gran parte de los ingresos locales y de las participaciones federales que reciben el estado y claro que se pone en riesgo el equilibrio financiero de la entidad.

Es por ello que Hacienda señala que Chihuahua, junto con Coahuila, Nuevo León y Quintana Roo, tienen en juego su capacidad de pago de las amortizaciones, intereses, comisiones, y demás costos derivados de sus deudas.

Chihuahua está en el penultimo lugar de la lista de todos los estados del país en lo que se refiere a su capacidad para utilizar los llamados “ILD”, -ingresos de libre disposición- lo que de suyo significa que la casi la totalidad de sus recursos propios de la administración amanecida ya están gastados antes de que ingresen a las arcas públicas.

Poniendo un ejemplo de lo que esto quiere decir, es como muchas veces pasa en los hogares de muchos de nosotros, cuando ya andamos muy encharcados con la tarjeta, las deudas con la familia y demás, y es tan grande el hoyo que aunque vendamos el carro, solo nos alcanza para dar abonos a todos los que les debemos y no nos queda dinero ni para surtir la despensa.

Claro que la situación no es nueva y por supuesto que tiene que ver con el hecho de como creció la deuda estatal en los últimos dos sexenios -Reyes y Duarte-, pero al conocer esa información es que se puede entender que la actual administración tampoco ha hecho bien la tarea.

Ellos pueden decir que hicieron una labor titánica y que estaríamos peor si ellos no hubieran hecho lo que hicieron, pero la realidad se come sus argumentos, pues a tres años de asumir el poder, la situación financiera de Chihuahua sigue siendo desastrosa y Hacienda así lo señala…

— — — — — — — — — — — —

Ya que hablamos de temas que tienen que ver con Hacienda, quienes han intentado hasta lo imposible para generar miedo entre los ciudadanos son los del sindicato patronal -Coparmex-, quienes han difundido mil y un mentiras sobre la miscelánea fiscal impulsada por la Tde4ª.

Entre otras cosas intentaron asustar a los ciudadanos haciendo correr la mentira de que con esas reformas fiscales todos los ciudadanos que utilizamos dinero plástico, estamos en gran riesgo de ser ensartados por el SAT, acusados de “discrepancia fiscal”.

Ese termino de “discrepancia fiscal”, se refiere a que no puede ser posible que una persona que declara ingresos por cien mil pesos, gaste al mes más de 300 mil, solo por poner un ejemplo.

Los de la Coparmex, en diversos espacios empezaron a señalar que toda persona que utilice una tarjeta de crédito o una de debito, está en riesgo de que Hacienda lo mande llamar y lo investigue por esa discrepancia, así sea una persona que solo gane cinco mil pesos a la quincena.

Pero la verdad de las cosas es que esa “alerta” es una gran mentira contada por el sindicato patronal.

Mire usted, de entrada ya casi todos los mexicanos que son empleados reciben su sueldo en depósitos bancarios y en sus empleos les dan una tarjeta de debito, pues bien, utilizar las tarjetas de debito de trabajador no los hace “clientes” de Hacienda y en la mayoría de los casos, resulta ser que los impuestos que el gobierno cobra a los trabajadores, los paga la empresa para la que trabajan y solo los que entregan facturas al cobrar, son los que tienen que acudir a Hacienda a presentar sus declaraciones fiscales.

Además resulta ser que esa reforma de la que hablan y echan pestes, está dirigida a los peces gordos, no a los chárales que somos la mayoría. Y lo mismo pasa con la reforma que tipifica como delito de crimen organizado la evasión fiscal.

Y es que ese delito además de evadir el pago de impuestos al gobierno, lo que hace es afectar gravemente a los trabajadores, pues las grandes empresas que tienen ganancias millonarias, simulan gastos y con eso dejan de pagar impuestos, pero al mismo tiempo friegan directamente a sus trabajadores a los que no les reparten utilidades como es debido cada mes de mayo.

Así pues la Coparmex mantiene una estrategia de generar terror en contra del gobierno, pero la realidad es que están buscando que el ciudadano los defienda a ellos y a sus estrategias de aviación fiscal que siempre han cometido.

Por eso vale la pena acudir el próximo día 10 al seminario fiscal que impartirán destacados contadores de la entidad agrupados en el Colegio de Contadores, el cual se va a realizar en las instalaciones de la Facultad de Conta de la Uach, donde van a tocar todos esos temas y sus alcances reales, pues estamos en el riego de que se genere una psicosis y que eso genere problemas mayúsculos a muchos que se creen todas las mentiras que en redes sociales se cuentan…

— — — — — — — — — — — —

El Instituto Estatal Electoral, dio a conocer que les llegaron solicitudes para que se lleve a plebiscito la creación del llamado “Corredor Tecnológico” de la fronteriza Ciudad Juárez y otro plebiscito para que sea mediante una consulta ciudadana la aprobación o rechazó del proyecto de la concesión de la recolección, traslado y disposición final de la basura, llevada a cabo por el Ayuntamiento de Cuauhtémoc.

En el caso del proyecto de Ciudad Juárez, incluye el decreto “Sistema Integrado de Transporte de Ciudad Juárez”, emitido por parte del Ejecutivo federal; y en segundo, el proyecto “Transporte semimasivo o segunda ruta troncal”, autorizado por el Ejecutivo estatal y presentado como iniciativa al Congreso del Estado con fecha 21 de noviembre del 2019.

De esta forma se puede decir que los plebiscitos como instrumento ciudadano llegaron para quedarse, aunque claro, no falta quienes vean en esos instrumentos armas políticas para reventar proyectos realmente necesarios para las ciudades.

Que la ciudadanía participe y se informe y que al hacerlo sea para aprobar o rechazar diversos proyectos es bueno, siempre y cuando se entendiera que esa participación es para lograr mejores explicaciones y para evitar gastos exorbitantes o mano negra en los proyectos y obras que realiza el gobierno.

Pero lo cierto es que estamos ante el riesgo de que de aquí en adelante todo mundo tenga la posibilidad de politizar todo y que a la larga nos salga más caro el caldo que las albondigas…

— — — — — — — — — — — —

El Editor Superior del Estado, Héctor Acosta Felix, anda que no lo calientan ni las cabañuelas de julio y agosto en su inverno frío en el que está metido al ver como los diputados limpian y limpian y vuelven a limpiar las cuentas públicas.

Y es que de plano no hay dialogo entre la Auditoria y el Congreso, están rotos los puentes y así, “puesnosepinchespuede”.

Incluso ya hasta tomó la determinación de mantener de oreja permanente en las sesiones del congreso y en las de la Comisión de Fiscalización a su encargado de comunicación social y amigo de hace muchos años Leo Lara, quien incluso se ha visto sorprendido cuando los diputados realizan reuniones de la comisión prácticamente al vapor.

Hay quienes dicen que esa falta de coordinación para señalar presas de caza y a quienes limpiarles la cara y la honra completa, solo es por necedades de ambos lados, es decir, que ni el Auditor hace su chamba, ni los diputados y que por eso los pataleos están a todo lo que dan.

En ese juego de vencidas el que sale perdiendo es sin lugar a dudas Héctor Acosta, quien simple y llanamente no puede presumir trabajo, pues no hay detenidos o procesos legales en contra de alcaldes, funcionarios o titulares de organismos que le hubieran metido la mano al cajón y al no tener nada de eso lo más fácil para todos es echarle la culpa al Auditor y tacharlo de tapadera o de que no ha hecho bien su trabajo al momento de hacer las revisiones a las cuentas públicas.

Es por eso que en diversas mesas se habla de que existe la posibilidad de que Acosta termine por dimitir al puesto, pues entiende que aunque cambiaron la ley para que los diputados ya no sean los encargados de la fiscalización del gasto público, se entiende que seguirán existiendo múltiples candados políticos para mantener bajo control al titular de la Auditoria Superior del Estado y que las revisiones y buenas pública se sigan haciendo bajo los entendidos políticos de toda la vida.

En fin, hay quienes afirman que vienen un par de desencuentros harto calientes entre Acosta y el Congreso, con las cuentas públicas que están pendientes de dictaminarse, así que hay que esperar a ver quien truena o como terminan por negociar el tema…