Fiscal liga matanza a células en disputa; hay un detenido por la masacre en Tamaulipas

0
107

La violencia registrada el pasado fin de semana en Tamaulipas, donde asesinaron a 15 civiles y cuatro delincuentes, es consecuencia de la lucha territorial de grupos delictivos de Río Bravo contra los cárteles que operan en Reynosa, señaló Irving Barrios, fiscal estatal.

“En el momento en el que se fracciona el Cártel del Golfo, la fracción de Matamoros y la de Río Bravo se juntan para entrar a Reynosa y ‘calentarle’ la plaza a la fracción denominada Los Metros; en Matamoros están Los Ciclones y en Río Bravo, Los Escorpiones”, detalló.

En entrevista con Pascal Beltrán del Río, para Imagen Radio, el fiscal local indicó que los delincuentes que dispararon de manera indiscriminada habrían utilizado alrededor de “cinco vehículos de bajo perfil” para desestabilizar la zona y tomar el control del puente Pharr, el cual conecta con Estados Unidos.

“Tenemos un aproximado de cinco vehículos que rompen el esquema de la operatividad y comportamiento de los otros criminales, que se caracterizan por utilizar camionetas, monstruos y armas largas. Aquí fue lo contrario, usaron vehículos de bajo perfil para, aparte de desestabilizar, poder tomar posesión del puente Pharr”, señaló.

El funcionario estatal confirmó que por este hecho hay un detenido. “Es la persona que participa en el primer evento donde se priva de la vida a una familia y que es herido en un enfrentamiento con la policía estatal”.

Dentro de las diligencias que se realizaron, personal de periciales y policías recolectaron 180 casquillos, así como cargadores para calibres AR-15 y para AK-47.

ALFREDO NO ALCANZÓ A HUIR; LO MATARON

Alfredo Peña /Corresponsal de Excelsior

CIUDAD VICTORIA.

La llamada a su celular fue corta: “Regrésate a la casa porque las cosas están feas”, fue así como Alfredo Recio Rosas, de 54 años y de oficio taxista, decidió   buscar refugio para evitar ser víctima de las masacres que un grupo armado realizaba en Reynosa.

Sin embargo, en el camino se encontró con el comando y lo mató de cinco tiros con armas de alto poder.

“Él no se metía con nadie. Era una persona muy reservada, nunca dio problemas”, aseguró Juana Recio, hermana del taxista.

La muerte de Alfredo ocurrió en las calles de la colonia Almaguer, donde varias personas también fallecieron bajo las ametralladoras de los delincuentes.

Alfredo Recio, de 54 años, trataba de regresar a su casa a resguardarse, pero halló a los gatilleros en el camino / Foto: Especial/Alfredo Peña

Fue chofer por 20 años y padre de crianza de cuatro hijos, los cuales llegaron a hacer su vida, pero dejó en desamparo a un bebé.

“Nos sabíamos qué pasaba, sólo teníamos entendido que las cosas estaban muy feas afuera y por eso le hablamos, él venía a resguardarse”.

Sus compañeros le llamaban de cariño Rata, por su cara afilada, y su zona de trabajo era en colonias aledañas donde fue ultimado.

Al hacer su último viaje, la familia se sorprendió por el apoyo moral que recibió de taxistas, conocidos y amigos, quienes trasladaron sus restos al panteón.

Los funerales se realizaron en su casa y de ahí lo pasearon por la Almaguer, otras colonias aledañas y llevarlo a su sepultura.

“Había tanta gente que no sabíamos qué hacer, pero en eso llegó un vecino con comida, luego un taquero… entendí que mi hermano dejó mucho en esta vida”.