“Es Urgente Modificar el Código Municipal Para Que Síndicos Tengan Dientes”: Ramiro Arroyos

0
156

“Insistimos, mientras el Congreso del Estado no realice los cambios necesarios a la ley, en lo que se refiere a las atribuciones y deberes de los síndicos, no cumpliremos a cabalidad con nuestra tarea que es la de vigilar, proteger y fiscalizar como se gasta el dinero en el gobierno municipal, y nosotros proponemos que de ser necesario les vamos a pedir a todos los ciudadanos nos ayuden a exigirles a los diputados que cambien la ley”, dijo de manera enérgica Ramiro Arroyos Piñón candidato a sindico por el PRD.

El empresario y candidato externo del Partido de la Revolución Democrática afirmó: “en el Congreso del Estado los diputados deben de entender que la figura del Sindico municipal seguirá siendo prácticamente de mero adorno si no hacen los cambios que la ley necesita para que sea el propio sindico el que pueda castigar a quienes cometen actos de corrupción”.

“La verdad es que somos presas de un sistema de simulación, donde la ley pone trabas para castigar a los corruptos y eso pasa porque en realidad los políticos no quieren crear leyes reales, pues saben que de hacer eso, ellos mismos estarían en riesgo de ser llevados a prisión por los actos de corrupción que cometen”, dijo Arroyos.

Al extender su comentario el ex líder de la CANACO en esta ciudad, detalló que es necesario que los partidos políticos entiendan que crear leyes sin fuerza no sirve de nada, “por eso la gran mayoría de los ciudadanos no confía en los que partidos políticos, por que al final todos se tapan unos a otros”.

Ramiro Arroyos Piñón insistió que en caso de obtener el voto de los ciudadanos y de llegar a la sindicatura, “lo primero que haremos es reunirnos con los demás síndicos de la entidad y hablar con la sociedad civil organizada de cuales son los cambios que se le tienen que dar a la ley para que la corrupción sea realmente combatida y que no nos siga pasando eso de que cuando descubren un acto de corrupción, lo esconden, lo negocian y al final nadie hace nada”.