El destino nos alcanzo… Una reflexión de Francisco Muñoz.

0
338

Francisco Muñoz es un reportero grafico, quien tras correr la legua, hace muchos años tomó la determinación de sumarse al PAN y se convirtió en el fotógrafo de los diputados locales de ese partido.

Muchos conocen sus imágenes, llenas de estética, en donde ha logrado que lo cotidiano, eso que siempre vemos pero no observamos, tome otra dimensión. Hoy el buen amigo escribió una reflexión de la lección que nos debe de dejar esta pandemia, la cuarentena obligada y el cambo que debe de haber en todos nosotros:

El destino nos alcanzo…

Ahora que sólo se escucha el cantar de las palomas, que sólo se escucha el viento, en esta época en que la primavera nos llena con sus nuevas flores y sus extraordinarios olores, nos toca estar confinados. Por ahora el destino nos ha puesto una dura prueba: el aislamiento, no obstante, nunca como ahora los valores humanos han tomado tal relevancia; las muestras de solidaridad brotan por doquier.

Hoy nos vemos orillados a una actividad en solitario, Igual podemos ver a una nadadora de alto rendimiento entrenado en su cocina, imaginando como el agua choca con su frente, con sus brazos, con su cuerpo; es triste y frustrante bracear al aire, pero es más triste no tener esperanza de que volverás al agua. Ahora a los corredores los acompaña solo su sombra, los deportes de equipo se hacen en solitario.

En esté encierro voluntario buscamos desesperadamente noticias a diario, con la esperanza de que alguien en algún lugar del planeta nos diga que todo ha terminado, que han encontrado la cura para este enemigo invisible, pero no es así, la pandemia sigue como un verdugo implacable cobrando cada vez mas vidas. Pero a pesar del trago amargo, igual disfrutamos de los chistes y memes en internet, esos de los que indirectamente también somos victimas y es que como buenos mexicanos, nos burlamos de nuestro propio destino, de nuestra realidad.

Y si algo hay que destacar es que bajo estas circunstancias las muestras de heroísmo no paran, lo mejor de la población se manifiesta. Nuestro médicos y enfermeras están en una tensión máxima, pero siempre con el espíritu y la fuerza del corazón dispuestos a dar todo por salvarnos y salvarse, porque no existe motor mas poderoso en el mundo que la voluntad humana.

Quiero con está líneas reconocer y agradecer su valentía , dedicación , entrega y generosidad , ustedes que son un ejercito de héroes de la salud tiene mi respeto , apoyo y reconocimiento por siempre .

Siempre hay algo en que creer, no perdamos la FE ni la esperanza.