‘El Chapo’ no es como lo muestran en juicio, dice Emma Coronel

0
248

Emma Coronel, la esposa de Joaquín El Chapo Guzmán, el ex líder del cártel de Sinaloa que es juzgado en Nueva York por narcotráfico, dijo en una entrevista con The New York Times que lo admira como ser humano y no reconoce el retrato que se ha hecho de él en los tribunales.

“No conozco a mi marido como la persona que están intentando mostrar”, declaró Coronel, de 29 años, quien tiene dos hijas pequeñas con el capo mexicano.

“Más bien lo admiro como el ser humano que conocí, y con el que me casé”, añadió.

La mujer, nacida en California y con la que Guzmán se casó en 2007, reveló al diario que el juicio contra su marido ha sido “demasiado”.

“Esta situación que estamos atravesando ahora mismo es difícil y pesada (…). Sin embargo, tengo fe y estoy convencida de que Dios nos pone solo los obstáculos que podemos superar, y confío en que así será”, explicó.

El Chapo, de 61 años, fue extraditado a Estados Unidos en enero de 2017 y durante las últimas semanas ha sido juzgado en un tribunal federal de Nueva York al que han acudido 56 testigos, entre ellos ex socios del presunto capo, agentes antidroga o expertos.

Pese a que Dámaso López, El Licenciado, incriminó a Coronel en la fuga de El Chapo de la prisión del Altiplano, en 2015, la mujer declinó comentar el tema. No hizo más referencias al proceso que atraviesa su marido y que ya se encuentra en la fase de argumentaciones finales por parte de Fiscalía y defensa antes de que delibere el jurado, pero reconoció que la vida familiar del matrimonio “ha cambiado”.

“Más bien, (me considero) una madre que en este momento no tiene el apoyo de su marido, pero confía en que la familia estará bien”, explicó la mujer, para quien El Chapo es un padre presente y atento que adora a sus hijas.

“He tenido que estar separada de mis hijas para acompañarlo, ahora que soy la única persona de su familia que puede estar aquí en Nueva York con él”.

Conocí a El Chapo de adolescente y surgió una “bonita amistad” que se convirtió en noviazgo, pese a sus 32 años de diferencia. “Y cuando cumplí 18 años, nos casamos en una ceremonia muy simple con familiares y solo amigos cercanos”, añadió.