Ejército Toma Instalaciones de Pemex Señalan Es Para Reventar al Sindicato

0
849

En un fulminante golpe, que nadie esperaba, cuatro mil miembros de las fuerzas armadas de la Secretaría de la Defensa Nacional, tomaron 73 instalaciones estratégicas de Pemex, y seis refinerías, con esta medida pretenden quitar al sindicato de Carlos Romero Deschamps el manejo de zonas “restringidas” y “estratégicas” como es, ni más ni menos, el Centro de Monitoreo del Combustible en donde ni funcionarios podían pasar.

En el contexto donde se presentó, en Palacio Nacional, el Plan Conjunto del Gobierno de la República de Andrés Manuel López Obrador para Combatir el Robo de Hidrocarburos en Pemex, este jueves pasado, en su tradicional conferencia mañanera, el presidente #AMLO denunció la existencia de una red interna en el gobierno y Pemex, que es responsable del 80% del huachicol y dio a conocer que se tomaría el control de las instalaciones.

El objetivo principal, era el tomar el control del llamado Centro de Monitoreo, porque es el cerebro y centro de control por donde se está monitoreando todo el combustible que entra y sale de las instalaciones de Pemex y que circula por la red de ductos del país.

Según lo dicho por el presidente López Obrador, había un robo diario de 200 millones de pesos que son 73 mil millones de pesos anuales, que representan 31 mil millones de pesos más del presupuesto anual de la UNAM Universidad Nacional Autónoma de México y, el 10% de la producción nacional, ese robo se señala es el equivalente a 600 pipas diarias de 15 mil litros.

Hasta el momento se señala la detención de 3 funcionarios, que son pocos, considerando la magnitud del robo.

Se tomaron, por parte de las fuerzas armadas, 6 refinerías, 39 terminales de almacenamiento y despacho, dentro de la que se encuentra una marítima; 12 estaciones de rebombeo y el Centro de Control México; es decir 15 sistemas de distribución.

De hecho de entrada, y debido a ésta intervención militar, ya se redujo de golpe y porrazo un 17.4% el robo de combustible y se espera que en los próximos días, semanas y meses se siga reduciendo, hasta llegar a cero.

Dijo el presidente Obrador, que solamente el 20% del huachicol ó extracción clandestina de los ductos, provenía del crimen organizado y que esto era una “pantalla” para disfrazar el verdadero y enorme robo que provenía de las propias instalaciones de Pemex que era del 80%.

Hay quienes señalan que Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, sabían perfectamente de éste robo y lo toleraban. Que incluso ya hasta sabían que eran 16 mil millones anuales el monto del robo, aunque esa cantdad se disparó al final del sexenio de Calderón y con Peña.

Este plan contra el robo de combustible, comenzó el 20 de diciembre, a escasos veinte días de estar en el poder Obrador y, según lo dijo Octavio Romero, director de Pemex, bajó el robo de combustible un 50%.

Si esto es así, es verdaderamente sorprendente y hay que aplaudirle a Obrador por éste hecho sin precedentes, pues una acción de ese tamaño es sin lugar a dudas la inminente caída del líder sindical Romero Deschamps y la asunción de José Rubén Rosaldo Cordero al frente del sindicato petrolero.