De marzo a junio se han perdido 26,751 empleos formales en la entidad: Coparmex

0
210

• Son 23 millones de personas las que ganan menos del costo de la canasta básica.

• Sólo en mayo 1.9 millones de personas se sumaron a la informalidad.

• Gobierno e Iniciativa Privada deben trabajar juntos en la recuperación económica: sí hay salida.

• Hacemos llamado a que el gobierno aplique propuestas de Coparmex a favor de todos los mexicanos (#RemediosSolidarios).

• De igual forma, llamamos a cesar la polarización social y apoyar a que conserven su empleo los que aún lo tienen, a que recuperen su trabajo los que lo perdieron y a que mejoren sus condiciones los que han sufrido la precarización laboral.

• Si gobierno mantiene su política de no apoyar el empleo en las empresas, estimamos dos escenarios: el más o menos positivo señala 1,300,000 empleos perdidos y el negativo 1,800,000.

• De acuerdo con cifras del INEGI, en mayo de este año 1.9 millones de personas se sumaron a este tipo de empleo precario.

• Se calcula que la pobreza laboral pasó de 39% a 58% de la población.

• En cuatro meses (marzo-junio de 2020) se perdieron dos años de generación de empleo (1,113,677 empleos formales).

• Estos empleos equivalen a todo el empleo formal creado en 2018 y 2019.

• Lo más grave: el 93% de los empleos perdidos pertenecen al rango de 1 a 3 salarios mínimos.

SÍ HAY SALIDA: #REMEDIOSOLIDARIOS

El Salario Solidario es una colaboración entre el gobierno, los patrones y los trabajadores para proteger el empleo formal.

El Seguro Solidario consiste en un apoyo equivalente a un salario mínimo general ($3,746) para todos los trabajadores formales que hayan perdido su empleo.

El Bono Solidario es un incentivo para la contratación de empleo formal.

Estimamos que el costo total de los Remedios Solidarios sería de 204 mil millones de pesos. Un poco menos que el 1% del PIB.

Para financiarlo sugerimos la adquisición de deuda pública o redirección de recursos de obras innecesarias.

En el estado de Chihuahua, la mayor parte de los empleos perdidos durante la contingencia han sido urbanos, principalmente permanentes; mientras que, para el campo, de los permanentes, en abril sólo se perdió un puesto, y de los eventuales 64 en marzo más, en el mes de junio, se perdieron.