Cuando todo puede pasar, no hay sorpresas…

Patricio, Maru, Duarte, Corral una elección… Empresarios señalan parques e inseguridad… Adriana Terrazas el serranismo se aferra… PAN, PRD, MC, al cuarto para las 12, literal… ¿Y sobre la caravana?, pues por ahí anda, no…

0
706

El viernes el PRI registró a Patricio Martínez Garcia como el único aspirante a la alcaldía de Chihuahua, en el que será “su proceso interno”, en la pasada entrega -la del viernes- dimos cabal cuenta del cruce de llamadas y de como en esa franquicia electoral buscaban al que fuera, menos el Alex Domínguez, quien por cierto en conferencia de prensa el mismo viernes aclaró que él no se sale del PRI y que es obligación del candidato hacer política y hablarles a todos los grupos, cosa que está la mar de clara, es decir, Patricio tiene que hacer el llamado y a ellos les toca responder.

En su discurso de toma de protesta como precandidato, Patricio desilusionó a varios compañeritos de la prensa que también cubren la fuente política, pues el senador, ex gobernador, ex diputado federal, ex alcalde, sostuvo que Javier Corral es su gobernador y que en caso de que le favorezca el voto popular trabajaría de la mano con él “por el bien de Chihuahua”.

Claro que con ese mensaje incluso algunos priistas se sintieron desencantados, pero, bueno, se entiende que Patricio lanzó un mensaje no para los seccionases priistas y quienes estaban reunidos en el salón de la Dale y si más bien a los dueños del pueblo y a quienes podrían ponderar que es mejor apoyar a uno que quiere trabajar junto al gobernador, “porque no compite con él”, que seguir apoyando a la que actualmente está en la alcaldía y que muchos señalan ella mantiene una “competencia” con el equipo del gobernador, competencia que afecta al negocio, pues no hay inversión pública en esta ciudad, por que el gobernador endiablado no quiere apoyar a la que está en la alcaldía.

De entrada pues podemos decir que Patricio tiene tres grandes retos que superar, el primero es hacia el interior de lo que queda de su partido, pues tiene que generar un diálogo que le asegure darle espacios a todos y que ninguno de los grupos que hoy existen, se le conviertan en un problema, pues lo que más le puede afectar es que esos grupos internos se conviertan en enemigos externos y hoy cada voto cuenta y en su caso, ¡mucho!.

En segundo lugar, Patricio tiene que conformar una estrategia de campaña y un equipo que le asegure dos cosas, trabajo en la calle y que le digan la verdad, pues cuando menos en las dos ultimas candidaturas priistas ese ha sido el talón de Aquiles de los candidatos, que suponen que la información sobre promovidos y votos asegurados es real y eso los lleva a que hagan cuentas sin sustento que al final son un gran dolor de cabeza. Pero en esa tarea de que sea un equipo que si haga el trabajo en la calle, tiene que conseguir todo el equipo operativo, pues generales y asesores no le han de faltar, pero quien haga la chamba en la calle como que no va a ser tan fácil, ya que el ejercito electoral que normalmente mueve el PRI es el que aporta el aparato estatal y municipal, peor hoy no tienen ninguna de esas dos “canteras”.

Y en tercer lugar Patricio tendrá que superar “la adversidad mediática” que hoy arrastra su partido, pues una cosa es lo que señala la publicidad que genera Palacio, cuando dicen que los medios de comunicación están comprados y copiados por el PRI y otra es la realidad, en donde es notorio el alejamiento y franca enemistad que hay entre muchos medios y la franquicia electoral esa, que no ha sabido establecer diálogos respetuosos, mucho menos amistosos y eso se puede sentir y en una campaña electoral como en la que estamos puede significar una gran diferencia.

Ahora bien, aún y cuando en el Municipio señalaron que ganarle a Patricio es “más fácil” que ganarle al Alex Domínguez, lo cierto es que son varios los funcionarios municipales que en platicas en privado han señalado su preocupación, pues sostienen que el gran enemigo sigue estando en Palacio de Gobierno y que temen que desde las alturas les lleguen misiles que pongan en riesgo la reelección de Maru, además de que señalan que una cosa es enfrentarse contra un político joven en ascenso y otra cosa contra un político consolidado, ellos no lo explican del todo bien, pero mucho de esto tiene que ver con la “misoginia política” que durante tantos años se ha mantenido en nuestra entidad y mucho más en nuestra ciudad capital donde se afirma que el ciudadano calle, en especial las mujeres, no votan por una candidata mujer cuando se enfrenta a un candidato hombre.

Pero además de todas esas consideraciones, resulta ser que en la elección del 2016 Maru obtuvo 154 mil 229 votos, contra 90 mil 917 votos que obtuvo Lucia Chavira de la alianza PRI-PVEM-PT-PANAL, volteando el resultado electoral de tres años antes -2013-, cuando Miguel Riggs abanderado por el PAN solo obtuvo 89, 924 votos, que es la cantidad de votos duros que se le señalan son del PAN, pase lo que pase, contra 108 mil 351 votos del PRI con Javier Garfio, en lo que fue una elección “fría”.

En la elección del 2010, el que ganó en esa elección “caliente” pues estaba en juego la gobernatura fue el priista Marco Adán Quezada con 164 mil 341 votos, arrancándole el triunfo al PAN que gobernaba en esta cabecera y que lanzó como candidato a Toño López quien consiguió 106 mil 894 votos en las urnas.

Y aquí viene lo interesante, en el 2007 ganó Borruel con 113 mil 6 votos, elección que le ganó al Alex Cano quien obtuvo 112 mil 619 votos, de nuevo en una elección considerada fría. Y en el 2004, Juan Blanco del PAN había obtenido 135 mil 869 votos, en una elección caliente que perdió la priista Martha Laguette quien solo obtuvo 112 mil 297 votos.

Es decir, la estadística señala que el PAN tiene un margen de voto “duro” que en sus peores condiciones llega a poquito menos de 90 mil votos, que son los que consiguió Miguel Riggs en la elección del 2013 y que en condiciones extraordinariamente favorables para ellos, como fue la elección del 2016, con el voto del odio en contra de César Duarte lo pueden llevar a los poco más de 154 mil que obtuvo Maru, lo que da una media de votación de 122 mil votos. Mientras que el PRI en su mejor votación con las condiciones a su favor puede lograr 164 mil votos -Marco Adán Quezada 2013- pero en su peor votación bajan hasta los poco más 90 mil de Lucia Chavira -con todo el voto de odio en contra de César Duarte y el PRI- lo que da una media en votos de 127 mil sufragios.

Y aquí es donde puede poner uno las siguientes preguntas sobre la mesa:

1.- En la elección 2018, ¿todavía juega el voto de odio en contra de César Duarte?. Si ese voto todavía juega, ¿contra quien jugaría?

2.- En la elección de este año, ¿el PAN puede mantener su votación récord o de plano va a volver a su realidad estadística?

3.- ¿Existe la posibilidad de que el voto del desencanto se dé en contra del PAN? Es decir, que ya se acabó el voto de odio contra Duarte y ahora sea el voto del desencanto contra Corral el que “arrastre” los resultados.

4.- ¿El efecto Andrés Manuel López Obrador distrae el voto duro del PRI y del PAN? Y si eso fuera cierto, ¿a cual de los dos le afecta más?

5.- ¿Todavía padecemos en Chihuahua el voto misógino? ¿O puede ser que exista un voto gerontofóbico?

Es decir, la elección de este año pasa por muchas circunstancias y para colmo de los candidatos, es completamente atípica, pues vamos en una elección local y federal, con el Peje a la cabeza, con Corral en la calle haciendo mitines en todos lados en contra de César Duarte y el gobierno priista, con un candidato del PAN a la presidencia que causa más repulsión que seguidores y con alcaldes, síndicos y diputados local que van a la reelección y todo eso abre un montón de asegunes, incluyendo no saber todavía si quien sea el candidato al senado influye o no en el electorado de Chihuahua capital, es decir, son muchos, muchos, asegunes…

————-

Ya que estamos con estos temas, deje le cuento que muy dura fue la queja que le hicieron varios empresarios a Javier Corral en contra de Maru Campos, a quien señalaron que no puede ni tener cuidados los parques y jardines de la ciudad, mucho menos podrá con los demás problemas que nos crecen.

Quienes escucharon la platica, afirman que Javier casi brinca de gusto ante el señalamiento y que más gusto le dió que los empresarios de igual forma hablaran con él de la preocupación que tienen de que la inseguridad es de nuevo un problema grave en esta ciudad capital.

Cabe señalar que no fue fuego amigo, que quienes externaron sus quejas, no son de “la casa azul”, pero según dicen las fuentes jirigrillentas de Palacio, lo que les llamo la atención, fue que tras la queja, en el despacho del gobernador hubo quienes festinaron el tema y que incluso Javier habló de hacerle extensivo el mensaje a la presidenta con el fin de “apretarle el cinturón y bajarle los humos”.

Total, algo se mueve en ese sentido y en la vieja casona consistorial de la plancha de la Independencia harían bien en mantener los oídos atentos…

—————

Con al designación de Adriana Terrazas Porras como la candidata del PRI a la alcaldía de la fronteriza queda en claro que “los hijos de Duarte” siguen “vivitos y coleando”. Incluso muchas voces señalan que para “amarrar” esa candidatura fue necesario que Serrano hablara muy “claro” sobre proyecto$$$ y oportunidade$$$ con Emilio Gamboa Patrón, a quien todo mundo señala como el verdadero “genio del mal” y el encargado de todos los negocios sucios del presidente, de los mucho más sucios que los que maneja Manlio Fabio Beltrones, pues hay quienes dicen que Beltrones solo se encarga de los negocios políticamente históricos, mientras que Gamboa, “si hace negocios vergonzosos”, eso dicen.

Explican desde ese grupo -los hijos de Duarte- que lanzar a la actual diputada federal, tiene como objetivo amarrar el voto “duro” del priismo que se les perdió en la elección del 2016 y que eso lo van a lograr por el hecho de que Adriana Terrazas viene de haber sido la presidenta del Comité Municipal de esa frontera.

El pretexto suena demasiado endeble, no es creíble, le falta sustento. Aunque otros más mal pensados, dicen que la verdad es que la lanzan a ella, porque supuestamente con ese grupo que son los “Serranistas”, no tendrán necesidad de meterle recursos a la campaña y que ellos solos tienen lo suficiente para cargar con los costos de esa aventura electoral.

La verdad es que la priista arranca con el marcador en contra, pues digamos lo que digamos muchos, Armando “El Mandis” Cabada ha sabido venderse ante la raza en la calle, incluso sus pleitos contra Javier Corral le han permitido promocionar su imagen de víctima que tanto les gusta a los juaritos y la marca PRI, no ha logrado lavarse la cara de frente a los ciudadanos. Así que ella sale en desventaja y tendrá que buscar echarle mucho ingenio para revertir el marcador, aunque todavía no empieza el partido…

—————

Volteando a ver al patio del “mazacote” local, la verdad es que esos lograron amarrar su alianza literalmente al cuarto para las 12 y antes de que el arbitro pitara el fin del tiempo reglamentario para hacerlo.

No hay sorpresas, en lo local el PAN se queda con los 16 distritos que en este momento ya tiene “en la bolsa” y con los municipios en donde ya gobierna.

Por su parte el Partido Movimiento Ciudadano, de igual forma, protege la reelección de sus alcaldes y al PRD le dan a escoger de Guadalupe y Calvo para abajo, el municipio que más le guste o se le acomode.

De igual forma en materia de diputados, como el PAN se queda con los que “ya son suyos”, solo les deja al PRD y a MC los distritos 2, 3 y 10 de Juárez, lo que son absolutamente priistas.

También les dejaron el 13 de Guerrero, el 21 de Hidalgo de Parral y el 22 de Guachochi, es decir puro terreno inexpugnable.

Hace unos días, en una charla de café, fue donde se señaló que ese acuerdo solo podía terminar así, es decir, que Movimiento Ciudadano y el PRD firmaran el acuerdo estatal del mazacote y que lo hicieran a cambio de casi nada y eso fue lo que les dejaron, casi nada…

————-

¿Y sobre la caravana de Javier?, pues dicen que por ahí anda, que llega a los pueblos y arman la discada, el mitin, las cervezas, la marcha y le pelan al pueblo de enseguida. Ellos no tienen preocupaciones, el gobierno paga y ellos se pasean convencidos de que con discursos incendiarios desde la plaza van a lograr cambiar las cosas.

Nos imaginamos que cuando junten sus primeros 500 kilómetros de recorrido se van a terminar los problemas de falta de recursos en la entidad, que cuando lleguen a 900 kilómetros, en Chihuahua se van a terminar los problemas de falta de obra y que cuando estén entrando a la ciudad de México, en ese mismo momento se vana terminar los problemas de inseguridad, muy posiblemente cuando estén en el mitin en el Zócalo de la ciudad de México, llegaran “El 80”, “El Tigre”, “El Jaguar”, los del cártel “Gente Nueva”, los de “La Línea”, “Los Chapos” y todos los “Cristaleros” a entregarse solícitos, seducidos por el verbo encendido de quien solo sabe ser candidato, pero que todavía no da muestras de si puede ser gobernador. Ojalá y que les vaya bien.