Coparmex pide aumento al mínimo de solo 4.93 pesos y no más de 12.61 pesos

0
121

Aun y cuando la Confederación Nacional Patronal -Coparmex-, reconoció que el aumento al salario mínimo no genera inflación, sostienen que para el 2021 lo ideal sería no presionar demasiado a los generadores de empleo y que el salario mínimo solo aumente 4 pesos con 93 centavos y ponen como aumento máximo 12 pesos con 61 centavos.

Esa propuesta elevaría el llamado salario mínimo de 123.22 a 128.15 en caso de aprobarse el aumento de solo cuatro pesos con 93 centavos.

Y en caso de que se tomara la propuesta máxima que el sindicato patronal propone, llegaría a los 135 pesos con 83 centavos.

Mediante un comunicado oficial la Coparmex señala, que este año se tomará la decisión de aumentar el salario mínimo en el contexto de una profunda crisis económica que ha deteriorado al sector productivo , “estamos experimentando la pérdida de millones de empleos y al menos una década de retroceso en el combate a la pobreza. Más aún, se espera una recuperación débil y repleta de incertidumbre”, explican.

Es por ello que piden continuar con los esfuerzos por fortalecer al salario mínimo “cuidando que no se generen mayores presiones al empleo dado el difícil contexto que enfrentamos”.

Al señalar los antecedentes explican que el salario mínimo había perdido cerca del 65% de su valor en las últimas cuatro décadas, pero que con el aumento de 2020, se logró superar en 17% la Línea de Bienestar Individual definida por el CONEVAL.

Dicen los del sindicato patronal, que esos incrementos, además permitieron que ningún trabajador formal estuviera en condición de pobreza, lograron romper con paradigmas que habían estancado a nuestra política salarial. “Los aumentos no generaron efectos inflacionarios. A pesar de los aumentos del 16% y 20% en 2019 y 2020, la inflación se mantuvo, en promedio, por debajo del objetivo del Banco de México. Más aún, no se registraron distorsiones en el mercado laboral como el efecto faro o aumentos en la informalidad.”

Rumbo al 2021, dicen que la situación que se enfrenta “obliga a hacer una reflexión crítica sobre el camino que debemos de seguir en el corto plazo. Estamos experimentando lo que pudiera ser la peor crisis del último siglo. Las restricciones sanitarias, sin algún apoyo fiscal por parte del gobierno federal, se han traducido en el cierre de empresas, deterioro de las condiciones laborales y caída en los ingresos familiares”.

Sostienen que México ha registrado una de las mayores caídas en su actividad económica entre los países latinoamericanos, pero que somos el país que registra una de las menores pérdidas porcentuales de empleo formal y dan a conocer que países como Uruguay, Colombia y Chile casi duplican el porcentaje de pérdida de empleo formal que se ha registrado en nuestro País.

“Sin duda, esto responde al esfuerzo extraordinario y en solitario por parte las empresas para mantener el empleo y sus negocios. La realidad es que 93% de las empresas reportó afectaciones a consecuencia del COVID-19, pero solo 5% de ellas recibió algún apoyo por parte del gobierno”.

Es por ello que proponen que el salario mínimo en 2021 se ubique en un rango entre $128.15 y $135.83 pesos, lo que protegería su poder adquisitivo sin generar mayores presiones al empleo. Esto implicaría como mínimo un aumento correspondiente a la inflación (4%) y como máximo un monto de recuperación entre $4.31 y $7.31 aunado al aumento correspondiente a la inflación (4%).

“La meta que aspira la Nueva Cultura Salarial de Coparmex no ha perdido vigencia. Una vez superado el contexto adverso que ha traído consigo el COVID-19, seguiremos impulsando futuros aumentos que permitan que el salario mínimo esté por encima de la Línea de Bienestar Familiar. Es decir, que el ingreso dos personas ocupadas en la formalidad sea suficiente para mantener a una familia promedio mexicana de cuatro integrantes”, afirman.

Por ultimo señalan que ellos esperan que la decisión sobre el aumento al salario mínimo sea tomada por consenso y considerando las condiciones económicas actuales, como se logró en 2019 y 2020. La crisis que enfrenta nuestro País requiere de un sector productivo unido y dispuesto a propiciar las mejores condiciones para la recuperación.