Cienfuegos ofreció no molestar a Cártel de los Beltrán Leyva y el apoyo del gobierno de Sinaloa

0
36

Entre los mensajes que incluye el expediente del exsecretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, el exfuncionario federal habría comentado en un texto a Daniel Silva Garate, el H9, que intercedería por él y el líder del Cártel de los Beltrán Leyva, Juan Francisco Patrón Sánchez, el H2, para que el gobierno entrante de Sinaloa en 2016 los favoreciera.

En un intercambio de mensajes el 22 de junio de 2016, 17 días después de la elección en esa entidad que ganó el priista Quirino Ordaz Coppel, uno de los mensajes atribuidos a Cienfuegos revela a los líderes criminales que él buscaría apoyarlos para controlar parte del mercado en Sinaloa.

“Ayúdenme a tratar de arreglar las cosas para que ganen terreno y más personal, para que ya no roben y le estén echando la culpa a mi ahijado, porque quieran o no, esas cosas llegan hasta donde estoy, pero no se preocupen, yo los estoy apoyando con el nuevo gobierno que entrará en Sinaloa, nomás que no les quería decir nada hasta que estuviera todo acomodado”, se lee en el documento de 751 páginas que entregó la DEA al gobierno de México para procesar a Cienfuegos, quien fue exonerado este jueves.

Entre los compromisos que se leen en los mensajes interceptados por las autoridades estadounidenses, aparece que Cienfuegos habría ofrecido protección al grupo criminal de los Beltrán Leyva, cuyo líder entonces era el H2.

En la primera reunión, de diciembre de 2015, el H9 comentó a su jefe que el general les ofrecía protección de modo que no tendrían problemas con operativos del Ejército, la Marina ni de la Policía Federal.

“Dice que mientras esté él, usted estará libre. Que nunca le van a hacer operativos fuertes, que usted duerma tranquilo, (…) Que cheque cuánto tiene que no entra un operativo a su estado, que cheque bien eso. Dice que por él tiene prohibido que vayan a su estado”, se comenta en los mensajes del 9 de diciembre de 2015.

Mientras que en esta conversación, el exsecretario de la Defensa se compromete a detener a líderes de los cárteles rivales, como Ignacio “Mayo” Zambada, del Cártel de Sinaloa; o a los hijos de Joaquín “Chapo” Guzmán; o a Nemesio Oseguera, “Mencho”.

Incluso, alude a este último como el tipo que le gusta tirar aviones, en referencia al atentado que cometió el grupo que lidera, Cártel Jalisco Nueva Generación, al derribar un helicóptero militar y causar la muerte de 8 militares y un policía federal.

“Al que le gusta tirar helicópteros, ya di la orden de matarlo, y de ese arreglo podemos conseguir algo bueno”, habría afirmado el general, identificado como Zepeda, en junio de 2016.

Cienfuegos reclama ‘favores’

En los mensajes también se observa la petición que hacía el entonces funcionario federal de alguna remuneración por su apoyo, lo que él llamaba favores.

El 1 de mayo, tras varios mensajes en que alertó a Silva Garate de que estuvieran atentos al teléfono para avisarles de cualquier operativo, Cienfuegos les recordó que le hicieran el favor “antes del 5, gracias”.

Del mismo modo, tras explicar su trabajo de cabildeo ante el nuevo gobierno de Sinaloa, Cienfuegos ironizó con su interlocutor diciendo que se olvidan de él.

“Mi ahijado (H2) tiene un gran defecto. No se acuerda de mí. Él nunca lo hace primero, yo le tengo que recordar. Se lo tengo que pedir (el favor) aunque no es para mí, es para varios lados. No me quedo con nada. Yo no he agarrado un peso, todo se reparte, lo que he hecho, les he ayudado para que no los molesten”, se lee en el mensaje.

Agregó que entonces se encontraba recomendando al grupo criminal con una persona de gobierno en Culiacán “pero ya que se pone en un plan muy necio (…) para cuándo me da algo”, dicen los mensajes.

El expediente con los mensajes interceptados fue difundido por la Secretaría de Relaciones Exteriores este viernes, un día después de que la Fiscalía General de la República resolviera no iniciar acción penal en contra de Cienfuegos Zepeda.

El exsecretario de la Defensa fue detenido en octubre de 2020 en Estados Unidos, acusado de conspiración para el tráfico de drogas y asociación delictuosa, entre otros cargos. Pero fue traslado a México en noviembre, luego de que el gobierno mexicano exigiera que se le procesara en el país.