Celebra el Instituto Municipal de Planeación 15 años de su creación

0
16

Este 21 de julio se cumplen 15 años de la creación del Instituto Municipal de Planeación de Chihuahua (IMPLAN), creado con la finalidad de contar con una ciudad mejor planeada, organizada y sustentable.

Por este motivo y a manera de celebración, Carlos Hernández Velasco, director del Instituto, extiende una carta de agradecimiento por la creación y el reconocimiento que la ciudadanía le ha dado al IMPLAN, siendo esta la siguiente:

“A quince años de la creación del Instituto Municipal de Planeación de Chihuahua (IMPLAN), sigue más vigente que nunca el reto de alcanzar una ciudad más humana, equitativa y sustentable. Han sido muchas las experiencias y aprendizajes durante este tiempo, pero es ahora cuando el IMPLAN debe dar el vuelco definitivo para consolidar a la planeación como un proceso eminentemente ciudadano.

El Instituto Municipal de Planeación de Chihuahua, IMPLAN, cumple quince años de haber sido creado este mes de julio. Junto con León, Juárez y Aguascalientes, Chihuahua fue uno de los precursores de este tipo de organizaciones en México. Esto no es un asunto menor. La decisión de crearlo y, sobre todo, de mantenerlo en el tiempo, ha representado diversos retos y escenarios que han puesto a prueba su esencia y su carácter. Como lo establece su acuerdo de creación, el IMPLAN es un organismo público descentralizado de la administración pública municipal y cuenta con personalidad jurídica y patrimonio propios. Su objeto es ser un órgano de consulta en lo relacionado con el diseño, elaboración, instrumentación y evaluación de los planes y programas de desarrollo urbano que se lleven a cabo dentro del municipio, fijando los procedimientos y las políticas para su evaluación, procurando en todo momento la participación ciudadana en cada caso, realizando las investigaciones necesarias para asegurar la calidad de los distintos proyectos de planeación.

Su creación puso a Chihuahua a la vanguardia en cuanto a la tendencia de la creación de este tipo de organismos en México. Su carácter descentralizado del gobierno municipal tiene como uno de sus propósitos mantenerlo ajeno a las decisiones relacionadas con la ascendencia partidista de los miembros del gobierno en turno. Esto se pretende alcanzar a partir del Consejo de Planeación Urbana Municipal, CPUM, que se alza como su máximo órgano de gobierno en el que la mayoría de sus integrantes provienen de los sectores público, privado, social y académico; con ello, en las decisiones del CPUM, el sector público -es decir, el gobierno- no alcanza la mayoría.

En quince años, el IMPLAN ha elaborado el plan de la ciudad y lo ha actualizado, a la fecha, en cinco ocasiones; también ha realizado diversos programas parciales de desarrollo urbano para algunos sectores de la ciudad; y al mismo tiempo, ha generado programas sectoriales, como el de movilidad sustentable. Ha desarrollado diversas investigaciones y estudios relacionados con la planeación y un número importante de proyectos urbanos para ser ejecutados por el gobierno municipal. Permanentemente emite dictámenes sobre modificaciones al plan de la ciudad a solicitud de la dirección de desarrollo urbano correspondiente para que éstos sean considerados por la autoridad municipal. Sin embargo, sobre todo lo anterior, el IMPLAN tiene la gran responsabilidad de que todas sus actividades contribuyan a alcanzar la ciudad planeada, de que sus decisiones favorezcan la vida de las personas y garanticen un mayor orden y equidad en el uso y desarrollo de la ciudad.

Llevando a cabo estas actividades es que han transcurrido quince años; pero pareciera que el reto se ha agudizado y nos ha traído a un punto en la historia en que se deben tomar al menos dos importantes decisiones. La primera es tener la capacidad de que el IMPLAN transite hacia un estado en el que la participación ciudadana se convierta en su verdadera esencia (no solamente de los que tienen voz, sino principalmente de los que tradicionalmente no la han tenido). La segunda gran decisión es aquella que resulte de repensar la ciudad en la que vivimos, de revisar el rumbo que lleva y hacer los ajustes necesarios que, por decir lo menos, son urgentes (detener el consumo irracional de recursos naturales, así como la expansión y la inequidad urbanas, y la hegemonía del automóvil en las políticas urbanas, entre otros). Este segundo gran reto se resume en poner a la persona en el centro de la planeación. Sin resolver la primera gran decisión de incluir la voz de todos en la toma de decisiones, la segunda difícilmente se dará.

Se debe reconocer que estos quince años han sido de constante aprendizaje y crecimiento pero que aún están por materializarse, tanto en los procesos que lidera o en los que participa el IMPLAN, como en la ciudad y el municipio que son su espacio de actuación. La visión que, en su momento, se tuvo para crear esta noble institución, debe trascender ahora su tiempo y evolucionar. Son las personas quienes hacen la ciudad desde diversas esferas de actuación. Si el IMPLAN es capaz de establecer un modelo de gobernanza urbana que garantice poner en el centro de la planeación al ser humano, entonces los siguientes quince años podremos ver una ciudad más humana, justa, equitativa y sustentable.

Gracias a todos los que dieron espacio para que el IMPLAN surgiera; a quienes han participado en el equipo técnico que lo conforma y que desarrolla el trabajo cotidiano; a las decenas de consejeros que han orientado el proceder del Instituto; pero principalmente a las personas que han confiado y siguen confiando en que juntos podemos construir un mejor entorno para nosotros y nuestras familias y, en definitiva, el mejor lugar para vivir en México.”