Brinda Gobierno del Estado homenaje póstumo al oficial Orozco Montes

0
62

Asisten funcionarios, compañeros de trabajo y familiares al Palacio de Gobierno donde reconocen su trayectoria; destaca el gobernador Javier Corral la notable calidad humana, don de gente y de servicio de quien fue uno de sus mejores guardias de seguridad

El Gobierno del Estado de Chihuahua rindió un homenaje póstumo a la trayectoria del escolta José Luis Orozco Montes, quien falleció el pasado lunes tras librar una dura batalla contra el coronavirus.

El homenaje se realizó en el Patio Central del Palacio de Gobierno, encabezado por el gobernador Javier Corral Jurado y la presidenta del DIF Estatal, Cinthia Aideé Chavira Gamboa, con la presencia del fiscal general César Augusto Peniche Espejel; el secretario de Seguridad Pública, Estatal Emilio García, compañeros de trabajo y familiares.

Al referirse al oficial Orozco Montes, Pippen, el gobernador expresó que fue un hombre extraordinario que se sumó a su guardia personal desde el primer día de la administración y desde “entonces conocí su notable calidad humana, su don de gente y de servicio”.

“Se convirtió en uno de mis mejores guardias, discreto y de profesionalismo intachable, pero además, fue un compañero muy querido por todas y todos, preocupado no sólo por la seguridad del gobernador, sino del mismo equipo. Siempre pendiente de las necesidades de los demás”, recordó.

Corral Jurado dijo que José Luis Orozco destacó siempre en su tarea, se ocupó por prepararse y por estar en constante aprendizaje. Apenas en agosto finalizó un curso de Método de Imputación en el Proceso Penal y el año pasado tomó otro sobre Las Dimensiones de los Derechos Humanos.

“En su dedicación y diligencia se podía apreciar que amaba intensamente su profesión, no por nada llegó a ingresar al Doctorado en Ciencias de la Seguridad Pública”, señaló el gobernador.

Agregó que ya en el ejercicio de su labor fue acreedor de múltiples reconocimientos, “con su muerte perdemos más que a un profesional de la seguridad, a un amigo, a un padre ejemplar, a un hijo, esposo y hermano dedicado”.

Al dirigirse a la viuda de Orozco, Rosa María Madrid Gameros, a sus hijos José, Luis y Kenya; a sus hermanos y a sus padres José Orozco Domínguez y María Felicitas Montes, expresó que el mundo atraviesa por una pandemia lastimera, que ha mermado la salud y nos ha arrebatado vidas que ya se cuentan por millones.

Desafortunadamente, señaló, José Luis es una víctima más de esta circunstancia.

El jefe del Ejecutivo estatal manifestó su preocupación por la pérdida de varios funcionarios estatales derivado de la pandemia por COVID-19.

Expresó sus condolencias a la familia para que encuentren pronto consuelo, “yo sé lo difícil que es perder un ser querido, pero me gustaría que se sientan plenamente satisfechos por haber tenido en su vida a un ser humano íntegro como él, estoy convencido que su recuerdo vivirá por siempre en los corazones de todos los que tuvimos la suerte de conocerlo. Descanse en paz nuestro compañero y amigo”.

A su vez, el jefe de seguridad del gobernador, capitán Juan Manuel Escamilla León, señaló que José Luis Orozco Montes fue un hombre honesto, leal, comprometido, discreto, profesional, amable y siempre tuvo una gran disposición para quien lo necesitara.

“Tuve el honor de contar con su amistad, trabajar con él desde hace más de 20 años, demostró tener una gran calidad humana, se ganó el respeto de compañeros y amigos, padre ejemplar, siempre preocupado por su esposa y por sus hijos a quienes amó profusamente” recordó.

Como representante de la familia, su sobrino Ricardo Arras Orozco, agradeció a familiares y compañeros de trabajo por honrar la vida de su tío, “esta vida querido tío, la compartiste con nosotros, nos la ejemplificaste en lo que es el más grande sentimiento de amor, el amor hacia el trabajo y en la más alta responsabilidad y el más grande honor: anteponer siempre el interés personal antes que el propio”.

Posteriormente se realizó el pase de lista, donde José Luis Orozco Montes, en  voz de sus compañeros se hizo presente, al tiempo que las balas de salva honraron su memoria.