Beneficios de ser una mujer desordenada

0
164

Tu mamá siempre te dijo que recogieras tu cuarto, que ordenaras tu estuche de colores, que arreglaras el spotde tus muñecas, que pusieras en orden los zapatos… 🙄

¡Qué fastidio! pero no sólo por el hecho de que tu mamá te estuviera insistiendo en tener tu cuarto limpio cuando sólo querías ver televisión y jugar con tus amigas, sino porque ella no entendía que tú vivías feliz así y que, a pesar de todo, eras capaz de hallar cualquier cosa, de mantener cierto orden y de sentirte cómoda en tu sitio.

Hoy que has crecido, que eres independiente o que por lo menos te haces cargo de tu propio lugar sigues siendo esa “niña desordenada”, pero ahora sabes que es importante tener cierto orden y control sobre tu lugar porque no es tan fácil, pero eso no quiere decir que esté mal tener algo de desorden. De hecho, es muy normal y hasta benéfico. Lee dichas razones y date cuenta de que no estás tan mal.

Por lo general, la gente cree que las personas desordenadas poseen una mente igualmente confusa, pero no, son más creativas y brillantes ya que proponen soluciones innovadoras y eficaces ante cualquier situación.

Eres una persona más confiable, ya que no te preocupas por la apariencia, sino por el contenido de las cosas y las personas. Así que si alguien te cae bien, es completamente genuino, nada de superficialidad.

Eres más creativa ya que las ideas surgen de algún rincón oculto, sin importar si es una playera abandonada en el suelo o el perchero de las llaves.

Sabes perfectamente qué quieres. Por lo general si tus cosas están regadas en el suelo o no tienen un orden específico, sueles saber en donde están los zapatos que tanto te gustan, la pluma azul o la blusa naranja que querías ponerte.

Te vuelve un poco más selectiva porque una cosa es ser desordenada y otra muy distinta, acumuladora y puede que tu clóset esté revuelto o el cajón de los documentos importantes tengan miles de cosas encima; sin embargo, tienes realmente pocas pertenencias y eso es un alivio, ya que es sólo tienes lo que necesitas, no más.

Eres alguien ágil y móvil por lo que no quieres ver todo almacenado en un sólo lugar y eso es genial.

Te gustan los cambios y puedes ver en tu espacio una forma de expresión ya que es divertido poner la sala en un lugar diferente cada cierto tiempo, o tu cama, o tu comedor…

Sabes cuando tocas fondo realmente ya que, si tu cuarto está desordenado, en cuanto ves que está un poco peor, sabes que algo anda mal y lo solucionas; es simple.

Es simple, pero si compartes casa con alguien más, debes ser respetuosa del espacio en común y darle libertad manteniendo tu esencia y la suya. Así que está bien ser desordenada, pero también hay que mantener ciertos límites con los demás, pero en especial, hay que ser limpia y siempre poner claras tus reglas personales.