4 trucos imprescindibles para alargar la duración de la batería del móvil

0
190

¿Recuerdas los teléfonos móviles de hace 20 años? ¿Cuánto duraba la batería? Tranquilamente una semana, algo que es ahora impensable a pesar de los avances tecnológicos. Los teléfonos móviles actuales tienen una gran demanda en el uso de la energía, ya que cuentan con pantallas de gran tamaño y con un módem integrado que está continuamente enviando y recibiendo datos.

Esto hace que, a poco que los utilicemos, debamos estar continuamente vigilando el estado de la carga. En ocasiones, no es posible llegar al final del día sin tener que buscar un enchufe, y si esto nos ocurre en un lugar en el cual no podemos ponerlo a cargar, nos atrapa una sensación de inseguridad. Este trastorno tiene un nombre y se llama nomofobia.

Que puedas llegar al final del día con batería en tu móvil depende de muchos factores: del propio estado de la batería y que con el tiempo se degrada, del uso que hagamos del dispositivo o, incluso, de la temperatura ambiente. En verano, el rendimiento de las baterías es bastante menor que cuando hace frío. Pero nada mejor que hacer un uso eficiente del dispositivo para que podamos llegar a la noche sin tener que haber recargado el teléfono de por medio.

4 trucos sencillos para alargar la batería de tu dispositivo

Si el estado de la batería es óptimo, no deberías tener problemas para que, una vez que llega la noche, no hayas tenido que recargarlo. Si por el contrario, tu dispositivo cuenta ya con algunos años de uso, lo más corriente es que la batería haya sufrido degradación y que no pueda funcionar con normalidad. Si no deseas de momento cambiar de dispositivo o llevarlo a reparar, lo más sensato es que te hagas con una batería externa que puedas llevar siempre contigo. Actualmente, este tipo de baterías ha reducido muchísimo su precio, su tamaño y su peso. Con una de 10.000 mA, tendrás más que suficiente para dos cargas completas.

Uno de los trucos más efectivos que existe y que no te costará nada aplicar es el de activar el Modo Avión cuando no puedas utilizar el teléfono. Sabes que esta funcionalidad, que se encuentra presente en todos los teléfonos móviles, lo deja convertido en un pisapapeles, ya que anula la conexión de red al operador, el bluetooth y la conexión de datos.

Pero quizás te preguntes el sentido de hacer esto. Muy sencillo, al activar el Modo Avión estamos generando un importante ahorro de batería. Debes aplicar este truco en aquellos momentos en los que, por circunstancias, no puedas utilizar tu teléfono. Por ejemplo, si trabajas en una oficina y tienes prohibido su uso durante las horas de trabajo, o si has de dejarlo en la taquilla. El modo avión es un buen aliado, pero quizás más lo sea apagarlo directamente, ya que al volver a conectarlo o a desactivar el modo avión, recibirás todas las notificaciones que tenías pendientes.

Otro factor clave a la hora de ahorrar batería en tu teléfono móvil es desactivar el servicio de localización. Muchas aplicaciones hacen uso de él para ofrecerte servicios personalizados. Por ejemplo, la aplicación de mapas te ayudará a encontrar cualquier establecimiento de manera rápida, o las de redes sociales te permitirá geolocalizar tus publicaciones. Pero tener la localización permanentemente activada es una sangría para tu teléfono móvil. En los ajustes de la aplicación o del propio dispositivo, puedes variar la localización para que solamente se active en el momento que comienzas a utilizar la app.

La pantalla de tu dispositivo móvil es otro de los elementos que más energía requiere. A mayor tamaño, mayor demanda. Toma nota de un par de consejos útiles en este sentido. El primero es el de reducir el brillo de la pantalla. Si este está configurado al máximo, la batería lo va a sufrir bastante. Y no digamos tus ojos, que también van agradecer ese descanso de luminosidad. El segundo, es el de reducir el tiempo de espera con la pantalla encendida. Si lo tienes para que se apague a los dos minutos de haberlo utilizado, pásalo a la menor cantidad de tiempo posible. Tu batería lo va a notar, y por consiguiente, tú también.

Si tu dispositivo tiene pantalla OLED, cuanto más negro sea el fondo, menor cantidad de batería usará. Esto es debido a que este tipo de pantallas consideran el negro como un píxel que no hay que activar, por tanto, si te decantas por este color puedes notar que la batería dura más. Y por otro lado, los fondos de pantalla con imágenes en movimiento suelen ser muy poco amigables con la gestión de la pila de tu dispositivo, así que busca algo más sencillo y en tonos oscuros. La sencillez es siempre es la mejor de las opciones para que puedas llegar al final del día con batería en tu móvil.

Y quizás el consejo más interesante y que te puede ayudar no solamente a estirar la batería de tu móvil, sino a que vivas algo más tranquilo, es la de hacer un uso responsable de la tecnología. Quizás esa notificación que te acaba de llegar pueda esperar para más tarde. Y si te aburres y tienes la tentación de coger el móvil entre tus manos, piensa en la cantidad de asuntos  entretenidos que puede realizar sin tener que depender del teléfono. No tener tanta dependencia del teléfono móvil es siempre una buena válvula de escape.